Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

martes, 28 de diciembre de 2010

viernes, 24 de diciembre de 2010

The time.

La vida era mucho más sencilla entonces, ¿recuerdas? ¿Qué digo? Seguro que no. Empiezo a pensar que sólo yo, pobre tonto, el que todavía vive del recuerdo de todos y cada uno de aquellos días de 1937, cuando aún estabas aquí, a mi lado...

Sea.

A veces pienso que todos se han ido a algún lugar lejos de Bahía Azul y que yo me he quedado atrapado en el tiempo, esperando en vano que la marea púrpura de septiembre me devuelva algo más que recuerdos. No me hagas mucho caso. El mar tiene estas cosas; todo lo devuelve después de un tiempo, especialmente los recuerdos.

lunes, 20 de diciembre de 2010

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La letra de la canción es lo que pensamos que entendemos, pero lo que hace que nos la creamos o no, es la música.

Old.


Hubo un tiempo en que yo también fui joven y en el que hice todo aquello que se espera que se hagan los jóvenes: casarse, tener hijos, contraer deudas, decepcionarse y renunciar a los sueños y principios que uno siempre juró respetar. Envejecer, en una palabra.

El Palacio de la Medianoche

El valor del joven le había granjeado unos minutos preciosos que no podía desperdiciar bajo ninguna circunstancian, ni siquiera para lamentar la memoria de su hija. La experiencia ya le había enseñado que el futuro le reservaría más tiempo del tolerable para lamentarse de los errores cometidos en el pasado.

November rain.

Cause nothin lasts forever
and we both know hearts can change
and it's hard to hold a candle
in the cold November rain.

Blond girl.

Incliné la puerta, dejando apenas dos dedos de apertura, haciendo que un pequeño rayo de luz y polvo se colase en mi estancia oscura. Respiré varias veces y me armé de valor. Entré. Los finos rayos de sol se filtraban entre las cortinas, dándole a la pequeña habitación un aspecto mágico, triste, olvidado. Una capa de polvo y recuerdos cubría muebles y juguetes olvidados tantos años atrás. Me acerqué, despacio, con la sensación de que si me movía un poco más rápido de lo debido todo aquello desaparecería, yo despertaría y mi sueño se borraría. Pasé el dedo índice por encima de una foto, dejando el rastro y descubriendo unos ojos azules como el cielo, como mi cielo. El corazón se me aceleró y las manos comenzaron a sudarme. Un golpe seguido de un susto. Miré sobresaltado hacia la puerta. Y allí estaba. Allí estaba ella. Con su pelo del color del heno. Con su sonrisa. Con sus manos de porcelana. Con su sonrisa. Con sus ojos. Sus ojos. De un azul tan intenso que te podrías perder en ellos durante días, durante años. 

-Te estaba esperando.

Y esa voz. Su voz. Las manos dejaron de sudarme. El corazón se me paró en seco. Y me sentí tranquilo. Me sentí bien. Me sentí a salvo. Porque entonces me di cuenta. Ella estaba allí, ella y su sonrisa. Y su manera de ser. Y toda ella. Ya nada, nunca, volvería a estar mal. Porque yo la tenía a ella.

viernes, 10 de diciembre de 2010

Perfect.

¿Qué diablos habrá querido decir con eso? Perfecto... perfecto... ¿Qué significa eso? Enséñame algo perfecto y yo te enseñaré sus fallos.

Sabineando.

Les presento a mi abuelo bastardo, a mi esposa soltera, al padrino que me apadrinó en la legión extranjera, a mi hermano gemelo, patrón de la merca ambulante, a mi tío el marino que tuvo un sobrino cantante. Al putón de mi prima Carlota y a su perro salchicha, a mi chupa de cota de maya contra la desdicha. Mariposas que cazan en sueños los niños con granos cuando sueñan que abrazan a Venus de Milo sin manos. Me libré de los tontos por ciento, del trento del bisnes, dando clases en una academia de cantos de cisne. Heredé una botella de Ron de un clochar moribundo. Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.


Marriage

-¿Es posible que no te hayas casado por eso? Quizás no crees en el matrimonio.
-Sí creo, por eso no me he casado.

Dangerous.

Las ilusiones son peligrosas, no tienen defectos.

You can?

-Los humanos tienen sueños. Hasta los perros tienen sueños. Pero no tú. Tú eres solo una máquina. Una imitación de la vida. ¿Puede un robot escribir una sinfonía? ¿Puede un robot convertir... un lienzo en una obra maestra? 
-¿Podría usted?

Stupid.

Yo recuerdo un curso irrepetible, el curso del 94, cuando me enamoré de Sara, entonces tenía 15 años, pensaba que el fútbol era un deporte romántico y que el amor era una estupidez que volvía a los inteligentes tontos y a los tontos les dejaba como estaba.

jueves, 9 de diciembre de 2010

Si me hubiese parado a pensarlo, hubiera comprendido que mi devoción por Clara no era más que una fuente de sufrimiento. Quizá por eso la adoraba más, por esa estupidez eterna de perseguir a los que nos hacen daño.

Chess.

La vida, hijo mío, es como la primera partida de ajedrez. Cuando empiezas a entender cómo se mueven las piezas, ya has perdido.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Marina.

Alguien me contó que la vida nos concede a cada uno de nosotros unos escasos momentos de pura felicidad. A veces son solo días o semanas. A veces, años. Todo depende de nuestra fortuna. El recuerdo de esos momentos nos acompaña para siempre y se transforma en un país de la memoria al que tratamos de regresar durante el resto de nuestra vida sin conseguirlo.

lunes, 6 de diciembre de 2010

God.

A Dios le gusta observar, es un bromista: dota al hombre de instintos, nos da esta extraordinaria virtud, y ¿qué hace luego? Los utiliza para pasárselo en grande, para reírse de nosotros, para ver como quebrantamos las reglas. Él dispone las reglas y el tablero y es un auténtico tramposo: “mira, pero no toques”; “toca, pero no pruebes”; “prueba, pero no saborees”. Y mientras nos lleva como marionetas de un lado a otro, ¿qué hace él? Se descojona, ¡se parte el culo de risa!

sábado, 4 de diciembre de 2010

martes, 30 de noviembre de 2010

Feel.

Soy del Real Madrid, no quiero otros colores. Porque el mío es el blanco, lo llevo en el alma con mis dos cojones.



Soy del Real Madrid, canto por Alirones. Aunque me miren así, no me pienso rendir, 
somos vikingos, ¡CABRONES! 


miércoles, 24 de noviembre de 2010

Flowers.

-¿Qué narices es lo que quieres? Ya no sé qué hacer. Ya no sé qué coño darte, Grace.
-Yo sólo... sólo quiero un pack con todos los accesorios, Ian. Yo sólo quiero unas malditas flores de verdad.

Tortura. Ni arte, ni cultura.

A diario, al llegar del instituto, llego a casa encontrándome con la comida encima de la mesa y la tele encendida siempre en el mismo programa. Un programa de "justicia" por llamarlo de alguna manera, donde una serie de personas discuten sobre conflictos que se exponen cada día. Siempre llego tarde y nunca suelo pillar el hilo de la conversación, entonces no pierdo mucho tiempo en escucharlo. Hoy me ha sido inevitable. Una niña de dieciocho años le exigía a su madre, viuda de torero, que le diese 2.000€ para ejercer la misma "profesión" que mató al padre. Y que conste que lo llamo profesión a regañadientes. Llamó mi atención aquella discusión cuando una persona del público dijo que "los animales han venido a este mundo para servir a nuestros intereses", más tarde también tuve que escuchar cosas como "también los cerdos y las vacas van a mataderos y aquí nadie se queja" o "los toros han nacido para eso". No me pude resistir a comprobar la fecha en el calendario del móvil, y os juro que me sorprendió (y entristeció) ver que estamos en el siglo XXI, cuando los comentarios que provenían del televisor provenían también del siglo pasado. Casi al finalizar el debate, cuando ya se acercaba el certamen final, una joven de unos 25 años se levantó, dispuesta a defender el derecho a la vida de estos pobres animales, y fue entonces cuando todo aquello llegó al colmo de lo ridículo cuando gran parte de las personas presentes la comenzaron a dejar a la altura de la... del suelo.
Intenté ponerme en el lugar de aquellas personas, de su pasión por una fiesta que se basaba en la muerte de unas criaturas que, muy a mi pesar, no tienen boca humana con la que gritar. Si fuese así quizá consiguiésemos poner un poco de sentido a todo esto. Intenté darle una razón a sus comentarios, pero os juro que no la encontré. Y entonces me enfadé, me enfadé mucho, ya que por mucho que esa chica discutiese contra esa panda de hienas, o yo discutiese con todos los toreros de este mundo, los resultados serían los mismos, sólo me queda desahogarme aquí. Pero, como alguien muy sabio dijo, hay dos cosas infinitas, el universo y la estupidez humana. Él no estaba seguro de la primera, y yo no puedo hacer nada contra la segunda.

martes, 23 de noviembre de 2010

Llenarte los bolsillos de guerras ganadas.

I wanna start this over again.


I can't remember how
I can't remember why

¿Capaz?

-¡Qué vestido más feo!
-Qué novio más feo.
-Pues yo si me caso algún día...
-Le dirás que no al cura, ¿capaz o incapaz?
-Capaz, claro.
-¿Qué quieres ser de mayor?
-Tirano.
-¡Oh, tirano! ¿Con todo un pueblo sometido?
-Pues claro. Con un arém, muchos esclavos y torturas los jueves por la mañana.
-Mola.
-¿Y tú?
-Pues... yo... Es una idiotez.
-¡Vamos, dilo!
-No, no te va a gustar.
-Yo te lo he dicho, cuenta.
-Quisiera ser un flan.Un flan de albaricoque. O uno normal.
-¿Un flan? ¿Un postre?
-¡Pues claro! ¿Qué otra cosa va a ser? No hay cuarenta mil cosas que se llamen flan.
-¿Un flan? Flan... ¡Claro que sí! Un flan ¡Pues claro! ¡Eso sí que mola!
-A ver... ¿capaz o incapaz?
-Puff... capaz.
-Vaya...
-¿Cómo que vaya?
-¿Por eso cobran más los hombres que las mujeres?
-Las buenas herramientas para los buenos obreros. ¡Ahora tú! Enséñame tu rajita.
-No puedes hacer eso, yo puse ese reto ¡No vale copiarme!
-Capaz, o incapaz.
-Capaz.


.
.
.
.



-No, no digas nada, yo hablaré. ¿Me has hechado de menos? Porque yo a ti mucho. Eres un verdadero tirano, ¿sabes? Me cuesta estar enfadada contigo.

lunes, 22 de noviembre de 2010

He's all.

Llegas a un momento en el que crees tener el control, en el que piensas "mi vida es mía", en el que crees que todo lo que haces, dices y piensas lo controlas tú, nada mas que tú. Y mientras el destino se ríe, se muere de la risa, deja que te confíes, que camines con seguridad, que te lo creas tanto que descuides tus pasos. Es en ese momento cuando el suelo se vuelve resbaladizo, y das un traspiés, y otro, y otro más. Llega gente a tu vida en la que jamás habías pensado, con las que jamás habías soñado. Y tu corazón se hace un poco más grande para acoger a esa persona especial, esa que tan bien te trata, que tanto te cuida. Que tanto promete y que algo más engaña. Tu vida se mezcla. Y da vueltas, y vueltas, y vueltas. Y entonces dudas. Y toda la seguridad, toda esa vida de la que creías tener el control se te escapa, se te escurre de las manos. Y piensas como una persona te ha hecho perder la seguridad de esa manera, e intentas enfadarte, intentas echar culpas innecesarias, buscar razones inexistentes. Pero pronto te das cuenta que la única razón es él. Él y sus sonrisas. Él y sus bromas. Él y sus preocupaciones. Y sus mensajes. Y sus palabras bonitas. Y todo lo demás, todos sus gestos, todo él. Tu vida cambia, tus costumbres también, todo empieza a girar un poco más a su alrededor. Lloras y te enfadas y ríes y sueñas. Y tienes miedo. Pero llegan esas palabras y el miedo se esfuma. Es una palabra inexistente. Porque él te promete que no dejará que nadie te haga daño. Cumple su promesa. Por lo tanto no le puedes reprochar nada cuando lágrimas que llevan su nombre te inundan la cara, no leiste la letra pequeña, no te diste cuenta que en esa promesa su persona no iba impresa en ella. Entonces te hace daño. Recuerdas cuando tenías tu vida en las manos, dudas, piensas qué pasaría si la hubieses aferrado con fuerza, si no la hubieses dejado caer con tanta facilidad. Pero él puede más que todas las dudas. Puede más que todos los sueños, que todas los miedos, que todas las promesas, que todas las traiciones. Él puede con el mundo. Puede con tu mundo. Y te das cuenta entonces de que le quieres. El tira y afloja se convierte en rutina. Rutina con fecha de caducidad. Se tiene que ir. Se va. Sin mi y sin nadie. Y veo que el suelo se mueve, se abre bajo mis pies. Ya no tengo camino, ya no tengo tierra sobre la que caminar. Él es mi tierra, mi suelo, mi camino, la luz y la oscuridad al mismo tiempo. La risa y el llanto. El miedo y todo el valor de este mundo en el mismo frasco. Él es él mismo conmigo. Por lo tanto, si él se va, puede que de mi ya no quede nada, ¿no?

22

La mayoría de los días del año no tienen nada de especial, comienzan y acaban sin dejarnos recuerdos perdurables en la memoria, la mayoría de los días no tienen ningún impacto sobre el transcurso de una vida; el 22 de agosto, era sábado...
El amor es una cuestión de oportunidad. De nada sirve encontrar a la persona idonea demasiado pronto o demasiado tarde.

viernes, 19 de noviembre de 2010

Dreaming

En mis sueños puedo ser laberinto de pasiones, desear y poseer, esconderme en mil rincones. Puedo ser lágrima que cae de tus ojos ya cansados, mensajero de poder, aire que besa tus labios. Ya no quiero salir pa ver qué tal te va. Quiero seguir soñando, quiero seguir aquí, no quiero despertar, sin sueños, ¿para qué valgo?

Kiss.

Somos nubes que el viento apartó, somos piedras que siempre chocaron, gotas de agua que el sol resecó, borracheras que no han terminado. En el tren de la ausencia me voy, mi boleto no tiene regreso, lo que quieras de mi te lo doy pero no te devuelvo tus besos.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Too much love will kill you.


Tú llegaste a mi vida para enseñarme
Tú supiste encenderme y luego apagarme
Tú te hiciste indispensable para mi.

Illness

Lo malo del amor es que muchos lo confunden con la gastritis y, cuando se han curado de la indisposición, se encuentran con que se han casado.
─ Va a llegar el momento en el que tengas la oportunidad de hacer lo correcto.
─ ¡Me encantan esos momentos! Los saludo con la mano mientras pasan por delante.

Pájaros de papel.

Je te dis mon ami que la vida es así, el dinero no vale de nada. Si te quieres comprar una piña en Madrid no te da ni para una granada. No se puede comprar, no se puede gastar pues los precios están que da espanto. No se puede aspirar ni se puede expirar... No se puede vivir con un franco. Lalalalalalala... Je te dis mon ami que la vida murió ya no puedo ni tener camisa. La que tuve era azul pero se destiñó, me la pongo y me muero de risa. Y es que está requete requete usada ya si la miro me embarga el llanto. No la puedo teñir de mi rojo ideal... No se puede vivir con un franco. Lalalalala.

Buongiorno principessa.

A partir de mañana prohibiremos la entrada a las arañas y a los visigodos... ¡Me tienen frito esos visigodos!

miércoles, 3 de noviembre de 2010

I'm sorry.

¿Es usted la señorita Smith, hija del banquero multimillonario Smith? ¿No? Perdone, creí que me había enamorado de usted.

Be happy

Que abrazan las brasas sin nadie que vea que el día está herido y la noche cojea y jalea, que les duele vernos recoger la alegría en puñados de a diez. Y con ella saciar el puchero, que el ruido de tripas es un sonajero, y en cueros, se adormece como un churrumbel. El amor verdadero, que no le hace falta deshojar claveles, ni billetes gordos, ni lucir laureles ¡Qué vuelen! Que nos dejen en paz recoger la alegría en puñados de a diez.

Subconscious

Cuando una persona te atrae, sólo significa que tu subconsciente es atraído por su subconsciente... Subconscientemente. Y lo que llamamos destino, sólo son dos neurosis que hacen buena pareja.

miércoles, 27 de octubre de 2010

Si acaso ensuciarme el regazo para, si se va todo a la mierda, reirme entre los lamparones y que la humanidad entera mañana se muera y de igual.

Untimely

Me dices que me parezco a los caracoles, me sobra techo, me muero en soles tras la espesura del chaparrón. Será que el camino bueno se ha vuelto malo, o que no quiero pegar ni un palo, que solo quiero escuchar tu voz. Que siempre llego a la deshora que me marca el corazón. Y que, cuando estamos a solas, molesta el caparazón.

martes, 19 de octubre de 2010

Begin.

Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados. Desgranaban los primeros días del verano de 1945 y caminábamos por las calles de una Barcelona atrapada bajo cielos de ceniza y un sol de vapor que se derramaba sobre la Rambla de Santa Mónica en una guirnalda de cobre líquido.
—Daniel, lo que vas a ver hoy no se lo puedes contar a nadie —advirtió mi padre—. Ni a tu amigo Tomás. A nadie.
—¿Ni siquiera a mamá? —inquirí yo, a media voz.
Mi padre suspiró, amparado en aquella sonrisa triste que le perseguía como una sombra por la vida.
—Claro que sí —respondió cabizbajo—. Con ella no tenemos secretos. A ella puedes contárselo todo.
Poco después de la guerra civil, un brote de cólera se había llevado a mi madre. La enterramos en Montjuïc el día de mi cuarto cumpleaños. Sólo recuerdo que llovió todo el día y toda la noche, y que cuando le pregunté a mi padre si el cielo lloraba le faltó la voz para responderme.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Snow.

-Hace mucho tiempo, un inventor vivía en esa mansión. Inventaba muchísimas cosas. Un día, creó a un hombre. Y le dio entrañas, un corazón, un cerebro. Todo. Bueno, casi todo. Verás, el inventor era ya muy viejo. Murió antes de poder acabar al ser que había creado. Así que el hombre se quedó solo. Inacabado, y completamente solo.
-¿Y no tenía nombre?
-¡Claro que tenía nombre! Se llamaba Edward. Antes de que él viniera, no nevaba nunca. En cambio después, sí nevó. Si él no siguiera vivo, ahora no estaría nevando... A veces aún bailo bajo la nieve.

Hope.

En aquellas semanas aprendí que se puede vivir de esperanza y poco más.

Working in a dream.

-Él tenía la... la extraña costumbre de desaparecer durante la noche el primero de cada mes. La primera vez que descubrí su lado de la cama vacío me asusté tanto que desperté a todos los vecinos para preguntarles si le habían visto. Después de unas cuantas quejas, y otros tantos insultos volví a casa, rendida de sueño. Le encontré bajando las escaleras de la azotea. Al principio se quedó tan desconcertado como yo, hasta que vió mis ojeras cargadas de cansancio y preocupación. Me sonrió con una ternura tal que casi me echo a llorar. Sin mediar palabra me rodeó con los brazos y entramos en casa. Ninguno de los dos volvió a mencionar el tema hasta dos meses después, el primer día del mes otra vez. Me desperté de súbito a las tres de la mañana, sola en la cama. Esta vez no fue necesario poner en pie a todo el vecindario. Me coloqué una manta por los hombros, encaré las escaleras y me aventuré al frío de la noche.
>>La azotea de nuestro edificio ofrecía las mejores vistas de Nueva York. Adam se encontraba en el muro, sentado. Por un momento creí que dormía, y que el sonambulismo le había arrastrado hasta allí. Caminé hacia él y el eco de mis pasos le hizo volverse. Me sonrió, muy despierto, y leí en sus ojos una invitación secreta. Me acomodé a su lado y los dos contemplamos la ciudad dormitar a nuestros pies, hermosa. Sin necesidad de pregunta alguna, Adam comenzó a contestar todas las que había en mi mente. Su tono era calmado, melancólico. Se notaban los recuerdos en cada sílaba, destilaba tristeza en cada palabra. Me contó como subía cada mes allí, a contemplar el extraño silencio que nunca consigue reinar del todo en las calles de Nueva York. Como pasaba allí las horas, y horas, hasta que las primeras luces del alba comenzaban a despuntar entre los altos rascacielos. Cuando le pregunté qué hacía durante toda la noche allí me lanzó una de sus sonrisas de ojos tristes. "Imaginarla", me contestó. Leyó la duda en mis ojos y me besó bajo un cielo rosado, acompañado del bostezo de toda una ciudad. Susurró un nombre de cinco letras y se fue. Me quedé allí sentada, pensando en Adam y en ese nombre que habría heridas en el alma y en el corazón. Nunca jamás volví a verle con los mismos ojos.
-¿Imaginaba a esa chica?
-¿Qué chica?
-Por la que te dejó.
Sonreí ante la ingenuidad de mi pequeño acompañante. Me miró con impaciencia.
-No, Ian, esa chica que tú dices no existe. Él imaginaba a su hermana. Imaginaba que volvía. La esperaba. La esperaba como hizo aquel uno de agosto. Y la estuvo esperando todos los uno de cada mes durante tres años, pero ella nunca volvió. Un hombre malo le hizo cosas feas, y ella nunca pudo regresar al encuentro de mi Adam. Y cuando él me lo contó, yo también aprendí a esperarla y a imaginarla.
Una niebla repentina veló mis ojos. Ian estiró su pequeña manita y atrapó una lágrima que se precipitaba al infinito entre sus dedos.
-Adam es tonto. A mi me encantaría tener una mamá como tú, y no la haría llorar. Él te ha hecho llorar. No tienes que hablarle nunca más.
Me reí, pasándole las llemas de los dedos por la frente, desfrunciéndole el ceño.
-Seguro que él también te gustaría como papá.
Se cruzó de brazos, desconforme.
-¿Y por qué te ha dejado entonces?
-No tuvo otra opción, cielo.
-¿Tuvo que irse a trabajar muy lejos? El primo de mamá tuvo que hacerlo y ahora sólo viene por Navidad.
Afirmó mientras se sentaba en mi regazo.
-Sí, digamos que sí que está muy lejos.
-¿Y no va a venir por Navidad?
-No, Ian, en el sitio donde está no se lo permiten.
-¿Está en la cárcel?
-Está en el cielo.

jueves, 7 de octubre de 2010

Marina.

"Las cosas más reales sólo suceden en nuestra imaginación, querido Óscar, sólo recordamos lo que nunca sucedió."
A veces nos creemos que las personas son cómo décimos de lotería. Que están ahí para hacer realidad nuestras ilusiones absurdas.

Everyday.

Empieza cada día como si lo inventaras.

Hitch.

-¿Qué es lo que quieres, Hitch?
-A ti. Por... por un montón de razones sin ningún sentido para mí. En fin, con todo lo que nos ha pasado en qué, ¿tres citas? Pero ahí está la locura. Es una looocura... lo sé... estoy seguro... lo sé, lo noto aquí, en esta zona... de eso estoy seguro. Quiero... quiero ser... desgraciado, pero pero pero que muy desgraciado... por que si eso es lo que hace falta para ser feliz entonces... Oye esto no ha salido bien... ¡Pero qué leches te pasa!
-¡Nada!
-No no no no, a ti no, a ti no, a mi... Haaablo conmigo mismo.

sábado, 25 de septiembre de 2010

Fear.

-Usted dijo que cuando la vida te derriba podías elegir entre ponerte o no ponerte en pie. Yo intento ponerme en pie, ¿¡por qué no quiere ayudarme!?
-Porque... no puedo seguir viendo cómo te hacen daño.
-Por favor señor, por favor...
-Pero dime, ¿por qué? ¿Por qué estás tan desesperado por volver ahí?
-Porque me sigo asustando... Y pase lo que pase, esta noche, cuando salga, no quiero seguir teniendo miedo.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Dream.














Tenemos un presupuesto
reducido para soñar..
.

Universal love.

El amor es universal amigo mío, sólo que lo buscamos de formas diferentes, lo oímos en canciones diferentes.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

The first lullaby.

Los niños negritos no comen. No, no comen. Sus madres tienen los ojos sepultados en tumbas vivas, en cauces de ríos de lágrimas secas con barrigas preñadas de muerte. La esperanza de vida está por debajo de un año. Me cago en mi puta vida entonces. Se trafica con armas, con drogas, con hombres, con mujeres, con niños, con vidas, con ideologías, con Internet, con política, con poder, con sueños... con meterte el miedo en el cuerpo. Cada mañana me miro en el espejo y lo que veo no me gusta, entonces, en vez de comerme mi propia mierda fresca, te jodo a ti, te jodo a ti, te jodo a ti, y te jodo a ti. ¿Por qué? Porque la culpa, amigos, la culpa siempre es de los demás, sí... Y la enfermedad se llama vivamos la vida de los demás porque no tengo cojones ni sangre para vivir la mía. Tengo goteras en mi casa, goteras en mi curro, goteras en mi corazón... De las goteras en mi cabeza os hablo otro día porque ahora quiero dormir. Cuando duermo no pienso. No pensar... Yo sólo quiero volver, amigos, yo sólo quiero volver a las entrañas de mi madre. A nadar sumergido flotando en una paz infinita, en una duermevela blanca de un cuerpo y dos corazones abrazado por un cordón. Caliente. Protegido. Acurrucadito. Indefenso pero invulnerable. Yo sólo quiero volver al día en el que mi madre me cantó mi primera nana...

A angel.

La vi por primera vez cerca de las oficinas de la campaña electoral de Palantine, calle 63 esquina Broadway, llevaba un vestido blanco, era como un ángel aparecido en medio de aquel sucio maremágnum, iba sola, la suciedad no podía alcanzarla a ella...
...A ella.

Beginning

-Te estoy diciendo que las personas son más importantes que una caza de brujas… Tú y yo… ¡No las causas ni los principios!
-Abel… las personas son sus principios.

martes, 14 de septiembre de 2010

IES David Vázquez Martínez.


Qué razón hay en eso de que no sabemos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Hoy, día 14 de Septiembre, me he dado cuenta que he dejado atrás los que posiblemente sean los mejores años de mi vida, y para ello he necesitado llegar a un pueblo nuevo, con un instituto nuevo, y con gente nueva. Gente que a partir de hoy comparta mi día a día, mis buenos momentos, y también los malos. Pero, a pesar de que ellos estarán ahí todos los días durante un año, apenas van a alcanzar lo que alcanzaron otros durante unos cuantos años más. Todo comenzó hace tiempo, tiempo que parece una vida, hace cuatro años, un día de Septiembre. Acompañada de mis compañeros de clase de toda la vida pisamos aquel lugar por primera vez, aquel sitio que ocuparía nuestros corazones de una manera rápida, aquel edificio que tantas veces deseamos derribar, pero que en el fondo todos adorábamos con fuerza. Pronto conocimos a los profesores y sus manías, conocimos sus reglas, sus maneras de convivir. Nos dejamos intimidar por los mayores, que de aquella eran gigantes de dos metros, y poco a poco empezamos a intimidar a los pequeños. Los años pasaron, los amigos también, y con ellos, los profesores. Aquellas personas de semblante serio, que tanto gritaban, que tanto miedo nos daban, fueron perdiendo fiereza al paso de los años, convirtiéndose en nuestro pilar de aislamiento, viéndonos crecer, viéndonos caer, viéndonos levantarnos. Algunas personas comenzaron a quedarse atrás, nueva gente, otras caras... Todo era igual pero a la vez muy diferente. Durante cuatro años llegando siempre con el frío grisaceo de la mañana, durante cuatro años contemplando a la misma gente frente a las puertas metálicas fumando en esos listones de madera, durante cuatro años sentándome en el mismo sitio, con la misma gente, a esperar en el duermevela matutino a que tocase ese timbre que tantas veces nos asustó, que tantas veces nos despertó en alguna que otra clase. Ese tremendo escándalo que se producía en las escaleras, gente de primero de la ESO hasta segundo de Bachiller se empujaba por llegar primero a la reconfortante silla que nos aguardaba en esa clase que terminabas ventilando tras las tres primeras horas del día. Comenzar con Ángeles las matemáticas, sus números a pelo, sus chiquitos que éramos nosotros, sus bromas, sus enfados, sus guiños de ojo que todo lo daban a entender, sus fichas y sus minifichas. Continuar con Irene, esa explicación que por mucho suplicar nunca conseguíamos evadir, o esos ejercicios que nunca conseguíamos terminar, o sus charlas sobre la feminidad que duraban clases enteras, o esos chiquitines que por la noche no la dejan dormir y por la mañana no apreciamos la diferencia de quién de todos era el que más cansado estaba, o esa mala leche de cuando llegaba de primero de Bachiller, harta de reñir a los veteranos, o sus tacones, o sus collares, o sus bromas, o toda ella en general, que, aunque pequeñita, nos hacía las clases de Lengua encantadoras. Quizá tocaba ahora Sociales, ¡puff! Era el momento de temblar. Libros fuera, espalda recta, suenan los tacones de Inés por el pasillo, ¡que viene! Gritan algunos, otros hunden la cabeza en el libro, y aparece por la puerta, con ese salero y esa desenvoltura que sólo te acompaña tras años y años de experiencia. Entonces empezaba la caña, los mil mapas que tenías que colorear, los mil esquemas que tenías que inventar, las mil gotas de sudor cuando te hacía salir a la pizarra, y, entre titubeos, le decías hasta la talla de los calcetines. Pero en el fondo era una madre más, una madre que en el futuro lloraría si nos viese a todos licenciados en medicina, una madre con mil hijos, que no sería capaz de olvidarse de ninguno. Puede ser que después nos tocase Inglés, con Alfonso, o Música, con la buenaza de Pilar, o salir al pasillo a dar una vueltecilla, para volver a entrar en clase instantes después tras ver a lo lejos a Ataulfo llegar con ese vuelo de bata que le confería un aire que te helaba hasta los pensamientos. Y todo esto no sin antes bajar al patio, más temprano con unos, más tarde con otros, pero siempre corriendo a cojer el mejor bocadillo de toda la cafetería, aunque difícil teníamos lo de elegir, ya que todos estaban deliciosos. Una vez más calmados, y llenando el estómago, cada oveja con su pareja. El patio se llenaba de gente de todo tipo de edades, cada uno en su lugar, unos con el balón de fútbol, otros con el de baloncesto, y otros simplemente ocupando cada banco del centro, quizá con un libro entre las manos intentando repasar ese exámen de Biología que tantas horas de la noche ha robado. En general muchos son los momentos, muchas son las personas que por allí han pasado, muchos son los profesores a los que ahora mismo me apetecería volver a ver para poder abrazarlos y darles las gracias, no por lo que he estudiado (que no ha sido mucho), si no por la persona en la que me he convertido, por mi fuerza y mis ganas de vivir, por mi carácter, que en parte les pertenece a ellos, porque sé, y en el fondo lo supe desde el primer día que TENÍAIS RAZÓN en todo. Espero poder volver algún día a mi casa, con mi segunda familia, y poder daros las gracias.

Ya son más de veinte años de momentos congelados en recuerdos que jamás se olvidarán.

It is worth.

La sujetó por el brazo, obligándola a darse la vuelta y mirarle a los ojos.
-¿Tú crees que todo esto merece la pena?
Ella arrastró una sonrisa, cargada de sueños ahogados y de noches en vela, cargada de pena, y de muchas ganas de vivir. Arrastró una sonrisa cargada de valor.
-Todo en esta vida merece la pena.
Y se alejó, dejando atrás su mundo, caminando en busca de su futuro.

You are me, I am you.

Cuando conoces a gente por primera vez sólo te fijas en las diferencias entre ellos y tú, pero con el tiempo empiezas a fijarte en las semejanzas. Supongo que es así como empiezan todas las amistades.

sábado, 11 de septiembre de 2010

jueves, 9 de septiembre de 2010

Halloween Town.

La historia que les voy a contar ocurrió cuando el mundo era antiguo. Quizá en sueños hayáis visto el lugar...

The moon.


He pasado tanto tiempo en la oscuridad, que había olvidado por completo lo bonita que es la luz de la luna.

Wonderful times.

-Oh. Eh... sí, sí, aquella fue una época estupenda. Realmente estupenda. ¿Qué hay de aquellos tiempos?
-Les diste la espalda.

Crossing the boundary.


Es como si llegaras al mundo con una caja de lápices.
Tu caja puede ser de 8 ó de 16...
...pero lo que importa es lo que haces con los colores que te dan.

No debe importar si coloreas fuera o dentro de las líneas. Yo coloreo fuera de la página...



...que no me limiten.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Por la tierra de los sueños, del trabajador minero...

El 8 de Septiembre, el color azul mi favorito, el verde intenso es lo que piso.


Cuanto más lejos estoy, más asturiano me siento.

martes, 7 de septiembre de 2010

What's it?

No hay gritos en el aire, sólo un coro celestial y todo huele a dulce, a golosina y a pastel. Amor, calor. Hay algo alrededor y yo estoy mucho mejor. ¡Jamás podría imaginar tanta felicidad! Me gusta, quiero más. Y quiero más y más y más...

Ring.


-¡Esa stripper lleva puesto el anillo del Holocausto de mi abuela!
-No sabía que regalaran anillos en el Holocausto...

I don't know

-Pensaba que iba a ser alguien para cuando tuviese 23.
-Lo único que tienes que ser cuando cumplas 23 es tú misma.
- Ya no sé quién es esa persona.
- Yo sí lo sé. Y todos la queremos. Yo la quiero. Me rompe el corazón una y otra vez... pero la quiero.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Lost.

-Estoy perdido.
-Los seres humanos siempre estamos perdidos.

Life.

Hace unas horas, buscando entretenimiento en una película de mi director favorito, escuché una frase que me aisló durante unos momentos en mis pensamientos. Una frase que decía "tarde o temprano en polvo te convertirás". Todo el mundo vive pensando en un "tarde", en toda una vida por delante, en un futuro, en un para siempre, en un trabajo, unos hijos, unos nietos, una familia, viajes, promesas, planes y más planes que tenemos, o tienen, preparados para nosotros. Pero, ¿qué pasa cuando en realidad es "temprano"? ¿Qué pasa cuando surge un imprevisto? ¿Cuando tropiezas y la caida es tan grande que ya no puedes levantarte? ¿Qué pasa con los planes, con los hijos que ibas a tener, con la gente que ibas a conocer? ¿Qué pasa con tus recuerdos? ¿Con lo que estás viviendo ahora mismo? ¿Qué pasa con la persona que quieres? ¿Quién la cuidará entonces? ¿Qué pasa con mis recuerdos, con mi vida? La gente llorará, y lo olvidará. Siempre olvidamos, es ley de vida. Y todos los momentos que has vivido, toda la gente que te ha hecho reir, toda la gente que te ha hecho llorar. Todas las veces que te has enamorado, la gente que has querido, tu familia, tus amigos y todos los momentos que has pasado con ellos. Los sábados, pero también los lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y domingos. Todo caerá, todo perecerá contigo. Tu manera de enfadarte, las arruguitas que te salen en los ojos y en la boca cuando sonríes, o cuando te ríes, tu manera de querer, tu manera de amar... Todo. Y cuando piensas esto temes, te entra el miedo, y juras tener cuidado. Y entonces piensas: pero cuidado ¿con qué? Con todo. Con los coches. Con las alturas. Con la electricidad. Con la bebida. Con la droga. Con la gente... Y llegados a este punto por fin alcanzas una conclusión, que es imposible. ¿Y qué te queda entonces? Esperar. Pero no puedes esperar de brazos cruzados. Entonces sales, y ríes, y te emborrachas, y haces cosas que te hacen gracia pero en realidad podrían haber valido para un susto, y vives, vives esperando a que un día dejes de hacerlo. Pero, ¿qué otra cosa podemos hacer aparte de vivir?

sábado, 4 de septiembre de 2010

I miss you.

Te he echado de menos, no en plan vamos a liarnos, o voy a perdonarte. Sólo en plan te he echado de menos.

A princess.

Había una vez un campesino gordo y feo que se había enamorado (¿cómo no?) de una princesa hermosa y rubia. Un día, la princesa (vaya usted a saber por qué) dio un beso al feo y gordo campesino y, mágicamente, éste se transformó en un esbelto y apuesto príncipe.


(Por lo menos, así lo veía ella)

(Por lo menos, así se sentía él)

Anything.

Hay que estar muy atento a lo que te rodea, porque a veces, de repente, algo te puede alegrar el día.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Details.

-¿Sabes? Creo que en cierto modo es el mejor sitio para fomentar el recuerdo, para no olvidar los detalles del tiempo que pasamos juntos. Como recordatorio de que nos conocimos realmente, de que entiendes que fue real, que fue verdad...
-Me alegra que digas eso porque yo suelo sentirme como un bicho raro, no soy capaz de pasar a otra cosa así, sin más. La mayoría de personas, cuando tienen una aventura o una relación larga si rompen la olvidan. Pasan a otra cosa y olvidan como si no hubiera pasado. Yo jamás he olvidado a nadie con quien he compartido algo. Porque cada persona tiene sus... cualidades propias. No se puede reemplazar a nadie. Lo que se pierde se pierde... Cada vez que he acabado una relación me afecta muchísimo, jamás me recupero del todo. Por eso pongo mucho cuidado en las relaciones, porque... me duelen demasiado, aunque sea el royo de una noche. No suelo tenerlos porque echaría de menos las cualidades propias de esa persona. Me importan los pequeños detalles. Será una tontería pero, según mi madre, de pequeña siempre llegaba tarde a la escuela. Un día me siguió para averiguar por qué. Me entretenía viendo caer las castañas de los árboles, cómo rodaban por la acera o las hormigas cruzaban la calle, el modo en el que una hoja proyectaba su sombra en un tronco... los detalles. Lo mismo me ocurre con las personas. Necesito los pequeños detalles. Son el reflejo de cada uno de nosotros. Es lo que echo de menos constantemente. Por eso no se puede reemplazar a nadie, porque todos estamos hechos de pequeños y preciosos detalles. Es como el recuerdo que guardo de tu barba ligeramente rojiza y de como parecía arder bajo el sol aquella mañana antes de irte... Recordaba... Te echaba de menos. Qué tontería, ¿verdad?

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Your face.

Confieso que no quiero otra cama si a menos de dos cuartas no se encuentra su cara...

No.

-Todo comenzó de la manera más maravillosa que te puedas imaginar.
-¿Cómo?
-Con un no.

lunes, 30 de agosto de 2010

martes, 24 de agosto de 2010

Devil.

Las doce marcaba el reloj de la sala, y prendida de sueño la luz apagué, cuando oí una fuerte voz que me llamaba y aparecióseme Lucifer.


-No tiembles de miedo –me advirtió– Es falso eso que te han contado los curas de mí.
-Conozco tus trucos –le dije al diablo– búscate otro fausto y déjame dormir.
-El cielo que sueñas –contestó enfadado– es un club privado de gente formal. Yo vengo a llevarte de viaje conmigo al país del que nadie ha vuelto jamás.


Hizo un gesto con su mano y en el espacio me encontré, volando con alas de espuma y mirando la tierra a mis pies. Enjambres de estrellas cruzamos veloces mientras en mi oído sonaba su voz:


-Hace muchos siglos en el cielo hubo una sangrienta revolución, un grupo de ángeles nos levantamos contra el poder absoluto de Dios, y como todo vencido conocí el exilio, la calumnia, el odio y la humillación. Pero te aseguro que de haber ganado, ni muerte, ni infierno, ni cinco, ni dos, ni tuyo, ni mío, ni odio, ni trabajo, habrían existido, ni Diablo, ni Dios.
-Déjame vivir contigo, demonio amigo –supliqué– no me hagas volver a la vida, perdida ya mi antigua fé.


Escuchose entonces un bárbaro trueno y en mi cama sudando debí despertar, y mi amigo el Diablo se esfumó gritando:


-¡Cuenta lo que sabes a la humanidad!


Desde entonces robo, bebo, mato, arrastro una miserable vida criminal, pues sé que a la muerte me estará esperando en el dulce infierno mi amigo Satán. Sí, esto que les cuento es una historia cierta, ustedes si quieren me creen o no, pero no le cierre la puerta al Diablo si llama una noche a su habitación.

Remember.

Apenas alcanzo ya a recordar los días que he pasado sin verte, las veces que te he llamado a gritos, las veces que maldije tu nombre por hacer lo que hiciste, las veces que te odié y las veces que me odié por odiarte. No alcanzo a recordar las veces que te quise, las veces que rogué que volvieses, las veces que deseé que el verano se acabase. Lo que sí recuerdo son las promesas, los besos y los enfados, las discusiones en ese horrible principio de verano, las mil reconciliaciones, y todas las ganas que tengo de verte.

domingo, 22 de agosto de 2010

The life.

-Y tú qué, ¿has tenido alguna vez... novios?
-Pues claro.
-¿Si?
-Si.
-Háblame de ellos.
-No.
-¿Por qué no?
-Porque no tiene importancia.
-A mi me interesa.
-Vale, muy bien, ¿seguro que quieres?
-Sí. Lo aguantaré.
-A ver... Pues en el instituto salí con Marcus.
-¿El típico futbolista cañón?
-No. Practicaba remo. Estaba muy bueno. En la universidad salí un tiempo corto con Charlie, era muy majo pero... Y después pasé un semestre en Sienna. Fernando Velardelli, también conocido como el Puma.
-¿El Puma?
-Sí, el Puma. Porque ya sabes... Y eso.
-¿Eso es todo?
-Con los que duré algo sí.
-¿Qué falló? ¿Qué es lo que pasó?
-Lo que siempre pasa... La vida.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Carlos.


Esta es la historia de una dulce niña y un verano mágico, un verano que abre su mundo, su tímida entrada en la adolescencia, abre puertas a lugares que tan sólo conocía de películas de instituto. Ese verano que la anima a dejar de llevarse mal con los chicos, como cuando era pequeña, ese verano que la anima a viajar sin sus padres, a ir de campamento, a conocer gente, a poder tener su primer amor de tontos, sus primeras despedidas, sus primeras lágrimas realmente sentidas. Todo comenzó con aquel verano de locos, cuando sus padres la acompañaron a aquel autobús donde otros niños con su aproximada edad esperaban impacientes. Ella también estaba impaciente, nerviosa y feliz, rodeada de dos de sus amigas y dos de sus amigos, los cinco embarcados en aquella experiencia nueva y maravillosa, los cinco juntos a un campamento de verano que prometía mil sueños a media noche, mil amigos, mil risas, mil momentos encantados de los que ninguno se olvidaría jamás. Lo que ella no sabía es que él también estaba en aquella misma estación, que se subiría al autobús justamente detrás, que se sentaría tan cerca. Las despedidas comenzaron y el transporte de sueños arrancó, haciendo las pertinentes paradas para recoger a más niños impacientes. Pronto todo estuvo lleno y comenzaron el viaje de su vida, el que sería el primero de muchos. Dos horas de incertidumbre tardaron en llegar ante aquella gran verja de barrotes negros como el carbón, dos horas tardaron en posarse ante aquella larga escalinata, franqueada por una cancha de fútbol y un jardín lleno de flores maravillosas, dos horas para poder observar aquella enorme casa amarilla que se erguía más arriba, a unos metros del último escalón, delante de aquel patio donde ella pasaría tantas horas, alegre y feliz. Subir las maletas ya fue otro cantar, pues muchas eran las escaleras que había, y poca la ayuda que te ofrecían. Pero nada podía romper aquella magia, la pequeña niña arrastró la maleta como si de espuma se tratase, impaciente de conocer a sus compañeras y de tirarse encima de su cama. Le tocó en la parte de abajo de una litera, aunque fueron pocas las noches que durmió allí. Todo aquello era de un brillo encantador, propio de los sueños. Pero el tiempo corría. El tiempo volaba. Apenas habían llegado y ya se conocían todos, la primera noche ya estaban castigadas, la primera mañana ya habían salido a correr. Pero las risas no cesaron, los gritos no se detuvieron. Quizá fuera suerte lo que aquella tarde tuvieron, pues llovía y no podían salir de la residencia. Él estaba abajo, sentado en los sillones, y ella en la habitación de al lado, discutiendo entre risas con un niño. Él entro en la sala y se unió al niño. Ella protestaba porque eran dos para una. Los tres se reían y jugaban. El chico del principio pasó a un segundo plano y ellos dos siguieron discutiendo, pegándose en broma. Una monitora entró en la sala y los riñó, haciendo que sus risas y pataleos cesasen. Pero él, con la gracia que le lleva acompañando desde entonces, se mete con ella entre susurros y ella le solmena una bonita patada que no pasa desapercibida a ojos de la monitora. Esta, cansada de tanto alboroto, se acerca al armario de material y extrae un pañuelo rojo con el que han estado jugando las mañanas anteriores, les une los brazos y los ata, con la amenaza de llevarlos ante la directora si se desatan. Ellos, que no han mantenido mucho contacto en todo el campamento, se pasaron el día enteros atados, cómplices los dos de la misma travesura. Las risas empezaron, las burlas y los insultos en broma les siguieron. Y el final del campamento también. Despedidas. Llantos. Y muchos sueños a medio cumplir. Apenas se despidió de él con un abrazo tímido, pero sentido. Prometiendo llamarse, quedar, hablar, y todas esas cosas que nunca se cumplen. Habrían de esperar un año para volver a encontrarse en el mismo lugar, un poco mayores, un poco más sabios, un poco más ella, y un poco más él. Este año fue diferente, dispuestos a no desperdiciar un segundo se pasaron quince días unidos, algún día más que otro, repitiendo la escena del año pasado, atados por un pañuelo colorado. Donde estaba él se encontraba ella, y donde estaba ella se encontraba él. Seguían con sus bromas y sus insultos, pero algo nacía. Nacía una amistad fuerte, muy fuerte, una amistad que habría de durar años. Los quince días pasaron, llenos de recuerdos que seguro que ninguno de los dos no va a olvidar nunca. Esta vez la despedida fue peor, fue más dura, más cruel, pero también más llevadera, porque esta vez los dos sabían que no se iban a olvidar. Siguieron en contacto, se llamaban, hablaban durante horas por internet, se querían. Y se olvidaron, poco a poco, se fueron olvidando... Ella hizo su vida, él siguió la suya. La ausencia se alargó, y se alargó, y se alargó. Hasta que ella sufrió una dura caída, un duro golpe en la vida de esos que no se olvidan jamás, y él la sujetó, la sujetó con tanta fuerza en la caída que apenas se rompió a cachitos, como debería haber hecho. La ayudó durante días, semanas y meses, volvieron a hablar, incluso más que antes. Él se convirtió en alguien muy valioso, se convirtió en más de lo que ella había tenido nunca. Se convirtió en un amigo de verdad. En su mejor amigo. Los años pasaron, pero esta vez nada ni nadie pudo con ellos dos. Porque una amistad vale más que cualquier tesoro que exista en el mundo. Y ahora que él es el que cae, yo seré la que intente sujetarle. Porque no quiero que te rompas, Carlitos. Porque te quiero más que un mundo, porque me sigo acordando de cada segundo, de cada risa que me sacaste cuando más la necesité. Porque me rompo cada vez que pienso lo lejos que te tengo, lo lejos que te fuiste, y lo cerca que te necesito. Porque eres tú, y siempre, siempre, vas a ser tú. Te quiero muchísimo.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Essential.

He sentido la necesidad de hablarte en cuanto te he visto. No sé, es muy raro. He pensado que si no te hablaba antes de irme, iba a perderme algo, algo importante.

Heart.

El corazón tiene las dimensiones de un puño y su forma es semejante a la de una pera con la punta hacia abajo. El corazón es el órgano que simboliza el amor, sigue el ritmo de las emociones. Normalmente en una persona adulta el corazón se contrae entre sesenta y setenta veces por minuto. En el de una persona enamorada muchas más, a veces llega hasta cien sin que ni siquiera se de cuenta. El corazón es el último órgano en rendirse, continúa latiendo, incluso cuando está separado del organismo, incluso cuando te abandona la persona amada, incluso cuando ya no quieres sufrir más, porque pierdes el control sobre él cuando está enamorado, cuando tu corazón late fuerte por otra persona ya no eres tú quien manda, manda él.

lunes, 9 de agosto de 2010

Routine.

Sumergida entre las páginas de mis libros he leido algo interesante, algo con lo que no me encontré deacuerdo, algo que nos rodea, que la gente piensa que es real, que es una verdad como un templo, me encontré con una mentira apellidada rutina. El texto explicaba la necesidad de renovar día a día, hacer cosas interesantes, no caer en el mismo círculo vicioso con tu pareja, estar constantemente cambiando, y cambiando, y cambiando... y exigía cambiar tanto que casi me mareo. Apenas tuve la oportunidad de terminar de leerlo cuando una protesta se iba formando en mi mente. La gente atribuye sus rupturas, sus problemas, sus preocupaciones, a la rutina. Atribuye sus errores y sus malas maneras a la rutina. Y lo hace sin pensar, sin saber que en realidad no tiene razón. Cuando una pareja se acaba, se acaba, da igual que te encuentres cada día en un lugar diferente del mundo, da igual que cada día le saludes de una manera distinta, no importa que le quieras de mil formas a la semana. Yo quiero, quise, y seguramente querré mucho, sin rosas ni sorpresas especiales, sin secretos ni viajes en helicóptero. Amo a una persona que me lleva a una cafetería y se sienta a mi lado durante tres o cuatro horas, que me lleva al cine cada vez que cambia la cartelera, que me llama casi todas las noches desde el día en el que empezamos y con el que nunca he ido ni de vacaciones ni de fin de semana a una hora de casa. Quiero a ese chico que me pasa a recoger para llevarme con sus amigos, y delante de todos ellos no rechaza llamarme como habitualmente lo hace en la intimidad. Adoro a ese chico y no me hace falta estar en Madrid o en Nueva York para saberlo, para seguir queriéndole como llevo haciendo desde el primer día. Supongo que pensareis que somos una pareja aburrida, que pronto uno de los dos, o los dos, se cansará del día a día, de la famosa rutina. Lo que espero que entiendan es que no necesito lugar ni entretenimiento estando él. Que me es suficiente tenerle a mi lado, que se ría y que me haga reir, que piense en mi, que a veces se enfade y que me quiera, que me quiera mucho. No necesito viajes de ochenta días ni cincuenta primeras citas. Necesito su voz, su calor y su sonrisa. Todos los días. Que se convierta en algo rutinario para siempre...

I live my life.

He perdonado errores casi imperdonables, he intentado sustituir personas insustituibles y olvidar otras inolvidables. He hecho cosas por impulso. Me han decepcionado personas que nunca había creído posible que lo hicieran, pero también he decepcionado a otras.
He dado abrazos para proteger a alguien del mundo. Me he reído cuando no podía, he hecho amigos eternos, he amado y he sido amada, pero también he sido rechazada, he sido amada y no he amado.
He gritado y saltado de felicidad, he vivido de amor y he hecho juras eternas. Me he caído muchas veces. He llorado escuchando alguna canción, y viendo fotos, he llamado a alguien solo para escuchar su voz, me he enamorado de alguna sonrisa. He pensado que me iba a morir de tanto echar de menos y no lo he hecho, he tenido miedo a perder a alguien, lo he perdido y me he perdido.
Pero he vivido, todavía vivo y seguiré viviendo.

viernes, 6 de agosto de 2010

Closer.

+He dejado de quererte.
-¿Desde cuándo?
+Desde ahora... Hace un rato. No quiero mentir y no puedo decir la verdad. Se acabó.
-No importa. Te quiero. Nada de eso importa.
+Demasiado tarde. Ahora ya no te quiero... Adiós. Te diré la verdad para que puedas odiarme. Larry y yo follamos toda la noche. Me gustó y me corrí. Te prefiero a tí. Ahora vete.
-Ya lo sabía, me lo dijo él.
+¿Lo sabías?
-Necesitaba que me lo dijeras tú.
+¿Por qué?
-Porque podría haber mentido, tenía que oírlo de tu boca.
+No te lo hubiera contado por que sabía que nunca me perdonarías.
-Claro que sí. Ya lo he hecho.
+¿Por qué te lo dijo?
-Porque es un cabrón.
+¿Cómo ha podido?
-Él quería que pasara esto.
+¿Por qué ponerme a prueba?
-¡Porque soy un idiota!
+¡SÍ! Te habría querido para siempre... Ahora vete, por favor.
-No me hagas esto, Alice. Háblame.
+Te estoy hablando. Vete a la mierda.
-No, perdona, no me has entendido, yo no quería...
+Claro que sí.
-Te quiero.
+¿Dónde?
-¿Qué?
+Enséñamelo. ¿Dónde está ese amor? No lo siento, ni lo toco, no lo noto... Lo oigo, oigo palabras, pero no me sirven de nada tus palabras vacías. Digas lo que digas ya es tarde.

Dreaming.

Ella, vive en el 13 de la calle magdalena, muere más de mil veces al día de pena, pero no llora por temor a naufragar. Ella, lo cambiaría todo por una receta, o por poder tirar una botella al mar, o por tener aquella lámpara y frotar para cambiar los tres deseos por soñar...

jueves, 5 de agosto de 2010

Black.


Tú, sólo tú, haces que todo mi mundo siga en pie con sólo mirarme.

It's to late to apologize.

Maldito sea el gurú que levantó entre tú y yo un silencio oscuro, del que ya sólo sales para decirme, vale, déjame veinte duros. Ya no te tengo miedo, nena, pero no puedo seguirte en tu viaje. Cúantas veces hubiera dado la vida entera porque tú me pidieras llevarte el equipaje. Ahora es demasiado tarde, princesa...

I can,

No he venido para decirte que no puedo vivir sin tí. Puedo vivir sin tí, pero no quiero.

miércoles, 4 de agosto de 2010

But I wanted...


-¿Exactamente cuándo perdiste la cabeza?
-Mmm... Hace 3 meses. Una mañana me levanté casado con una piña... ¡Un espanto de piña! Ah... pero yo la quería...

Please...

-Por favor, no te vayas.
-¿Por qué?
-Porque no quieres irte...

His face, voice and odor.

Me pareció que iba a llorar, y antes de que yo pudiese decir nada me cerró la puerta. Me quedé en el rellano y sentí su presencia al otro lado de la puerta, inmóvil, preguntándome qué había sucedido allí dentro. Al otro lado del rellano, la mirilla de la vecina parpadeaba. Le dediqué un saludo y me lancé escaleras abajo. Cuando llegué a la calle todavía llevaba su rostro, su voz y su olor clavados en el alma.

A look.


Apuré el último sorbo de café y la contemplé en silencio unos instantes. Pensé en lo mucho que deseaba refugiarme en aquella mirada huidiza que se temía transparente, vacía. Pensé en la soledad que iba a asaltarme aquella noche cuando me despidiese de ella, sin más trucos ni historias con que engañar su compañía. Pensé en lo poco que tenía que ofrecerle y en lo mucho que quería recibir de ella.

martes, 3 de agosto de 2010

FUCK YOU.

Me la pela que ahora haya cincuenta mil blogs por ahí rodando desde que hice esti, me come los huevos. Pero vamos a ser un poco imaginativos y no andar robando entraes, eh? Porque me infla el alma. Y bueno, cualquiera diría que el Blog vos lu diseñé yo, porque vamos xD La risa...
Att. Iria Rodríguez González.

lunes, 2 de agosto de 2010

Good night.

-La máscara de la noche oculta mi rostro, si no el rubor cubriría mis mejillas por lo que me has oído decir esta noche. Quisiera guardar las formas, quisiera negar todo lo que he dicho pero adiós a los cumplidos, ¿tú me quieres? Sé que vas a decir sí y yo te creeré, y si lo juras quizá lo hagas en falso. Oh dulce Romeo si me quieres dilo sinceramente.
-Señora, lo juro por esa bendita luna que tiñe de plata la copa de esos frutales.
-No jures por la luna. La luna en constante que cambia cada mes en su esfera circular, no sea que tu amor resulte tan variable.
-¿Y por qué quieres que jure?
-No jures por nada. O si quieres jurar, jura por tu misma persona, que es dios de mi idolatría.
-Si el amor de mi corazón...
-No jures. Aunque eres mi alegría, no me alegra el acuerdo de esta noche. Es muy rápido, e insensato, repentino. Como un relámpago que se acaba antes de poder nombrarlo. Buenas noches. Este brote de amor con el haliento del verano puede dar una bonita flor cuando volvamos a vernos. Buenas noches. Buenas noches...
-¿¡Vas a dejarme tan insatisfecho!?
-¿Qué satisfacción quieres esta noche?
-Quisiera el juramento mutuo de amor fiel.
-¡Te he dado el mío sin que lo pidieras! Tres palabras, Romeo, y ya buenas noches. Si tus intenciones son honradas y piensas en boda, envíame recado mañana por alguien que mandaré en tu busca, de dónde y cuándo será la ceremonia y pondré todo mi destino a tus pies y te seguiré como mi señor por el mundo. Pero si no tienes buenas intenciones te pido que abandones tu empeño y me dejes con mi pena. Mañana te mandaré a alguien.
-Para salvar mi alma.
-Mil veces buenas noches.
-Mil veces malas por faltar tu luz.
-Buenas noches.
-El amor corre al amor como el colegial huye del libro, y como el que va a clase se aparta de él con cara triste.
-¡Romeo! ¿A qué hora te envío mañana el mensajero?
-Hacia las nueve.
-Allí estará. Aún faltan veinte años... Buenas noches. Buenas noches. Buenas noches... La separación es tan dulce pena que diré buenas noches hasta que amanezca.

R+J

-¿¡No eres Romeo!? ¿¡Y además Montesco!?
-Ni una cosa ni la otra si te disgustan, preciosa mía.
-Dime, ¿cómo has venido hasta aquí? ¿Y para qué? La tapia del jardín es alta y difícil de trepar. Y este lugar es mortal siendo quien eres.
-He saltado la tapia con las alas del amor, porque no existe ninguna barrera de piedra para el amor. Y como el amor hace lo que puede tus parientes ¡¡no podrán detenerme!!

domingo, 1 de agosto de 2010

In this moment.


Lo de no hablar no duró, al poco tiempo ya no podía hacerte callar. Pero estabas encantadora intentando impresionarme con William Blake y tus grandes planes. Yo no tenía ni idea de qué hablabas, pero no podía evitar que me gustara escucharte. En ese momento me enamoré de tí.

viernes, 30 de julio de 2010

Nightmare.

Camino muy deprisa, casi corriendo, por un largo pasillo. Está oscurísimo. Pero más que el miedo es una urgencia lo que me hace acelerar. Aunque aún no tengo muy claro el qué. Mis movimientos son torpes y lentos, propios de los sueños donde quieres correr y nunca lo haces lo suficientemente rápido. Una angustia crece en mi pecho y pronto me sobra la chaqueta. La dejo tirada en el suelo del túnel y echo a correr, pero de nuevo vuelvo a sentir que no es lo suficientemente rápido. La angustia casi es incontenible y unas lágrimas silenciosas empiezan a deslizarse por mi cara. ¡Menos mal! Una puerta aparece al final de ese larguísimo pasillo y casi me dejo el alma en esos metros que me separan de ella. Plum. La abro de un empujón y un extenso aparcamiento aparece ante mis ojos, que casi se me salen de las órbitas. Hay pocos coches aparcados, los recorro todos con la mirada, pero no es eso lo que busco. Libro las cuatro escaleras de un salto y paso despacio entre coche y coche, como si el anhelo de encontrar lo que buscaba se hubiese esfumado y ahora, cuánto más tardase en encontrarlo, mejor. Suenan unos extraños ruidos que rompen el silencio de la noche. Una risa. Una risa que me es muy conocida y una nueva tanda de lágrimas empieza a cubrir mi rostro. Me agacho instintivamente detrás de un Ford Fiesta y, con mucho cuidado, me asomo a mirar a través de la ventanilla. Esa cara. La dueña de esa preciosa risa. Esa voz.
-¿Sabes lo que te quiero, nena?

Me despierto con el corazón a mil por hora. Madre mía, ¿qué era eso? Menuda pesadilla, ha sido horrible. Algo muy duro se abre en mi pecho e instintivamente me encojo, sorprendida. Ahora las lágrimas que en sueños me ahogaban son terriblemente reales y mil escenas vuelven a mi mente. Esa prisa por llegar, esa angustia, la sensación de no haber llegado a tiempo. Esas palabras. Sus palabras. Te quiero, había dicho. Y el dolor de no haber sido yo la persona a la que se lo decía me ha hecho despertar. Me doy la vuelta y miro el reloj. Puff, las cuatro de la mañana. Casi me desplomo en la cama. Busco a tientas el móvil y miro la pantalla. Ningún mensaje. ¿Y si es esa la razón por lo que últimamente hemos estado tan mal? ¿Ha encontrado a otra? ¿Es eso? ¿Después de tanto tiempo, tantos momentos, tantas noches, tantas cosas juntos, se ha enamorado de otra? Ahora la libertad sentida horas antes, todos esos pensamientos y esas dudas me parecen ridículas. ¿Qué me pudo hacer pensar que podría separarme de él? ¿Que ya no le quería? La desesperación por sentir que se alejaba quizá me hizo imaginar que todo se había acabado por parte de los dos. Ahora la certeza absoluta de que lo quiero, incluso puede que más que antes, me abruma, e imaginar que ya no es en mi en quien pueda pensar en estos momentos me desespera.

jueves, 29 de julio de 2010

Sweet Juliet.


-Si profano con mi indigna mano este sagrado santuario pecado de amor será. Mis labios, peregrinos ruborizados quisieran hacer penitencia con un dulce beso.
-Buen peregrino, no riñas tanto a tu mano, que demuestra un gran fervor a esto, pues hasta las manos de los santos tocan a la de los peregrinos, y el tocar palma con palma es el beso del palmero.
-¿No tienen labios los santos? ¿Y los piadosos palmeros?
-Sí, peregrino, labios para usar en la oración.
-Entonces, querida santa, deja que los labios hagan como las manos. No conviertas fé en desesperación.
-Los santos no se mueven cuando acceden a las súplicas.
-Entonces quieta mientras recojo el efecto de mi oración. Así quedan mis labios limpios de pecado por los tuyos.
-¿Entonces mis labios tienen ahora el pecado?
-¿Pecado de mis labios? Me reprochas con dulzura. Devuélveme mi pecado.