Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

lunes, 27 de junio de 2011

Tú por hacer, yo por quedarme tan parado, y los dos juntos por tener nuestra cabeza en otro lado.  

Tú por hablar, yo por callarme demasiado, tú por robarme esa canción que ya te había regalado.

jueves, 23 de junio de 2011

Mundo loco, vida perra hija de puta, estamos expuestos, así que disfruta.

Capaz.

No, no digas nada. Yo hablaré. ¿Me has echado de menos? Porque yo a ti mucho.
Eres un verdadero tirano, ¿sabes?
Me cuesta estar enfadada contigo, pero esta te la guardo. No te hagas ilusiones.
Me gustaría hablar pasando del juego... por una vez.
¿Te gusta mi vestido? Se lo he birlado a mi hermana. Tenía este o otro rojo tipo bomba nuclear o algo así... Debí ponerme ese... lo sé.
He debido pasarme más o menos tres horas frente al espejo. Pero ha merecido la pena, ¡estoy guapa! Y espero gustarte si no te meto un tortazo.
¡Espera! Shhhh... Por dónde iba...
El problema es que si me dijeras "me encantas" no podría creérmelo. Julien, ya no se cuándo es un juego y cuándo es verdad.
Estoy perdida. ¡Espera,espera! No he terminado.
Dime que me quieres. Dímelo porque yo jamás me atreveré a decírtelo primero.
Me daría miedo que pensaras que es un juego.
Sálvame, te lo suplico.

martes, 21 de junio de 2011

Marioneta qué sola estás.

Se venden canciones, se compra popularidad...


...trafican emociones para después televisar.
En todo caso... el amor te hace guapa.
-¿Hay alguien en tu vida?
-Querrás decir en mi cama. No hay nadie en mi cama si es lo que quieres saber, nadie que no pueda cambiar con las sábanas.

sábado, 18 de junio de 2011

Y es verdad, lo que queda es mucho más largo. Ya verás que tampoco hace daño. 

Ahora soy yo quien va a girar la rueda hacia donde yo quiera andar.

Dile a quien mueve los hilos que hoy no cuente conmigo. Dile que fue suficiente, que ya no le necesito.

jueves, 9 de junio de 2011


Mira, en mi opinión, lo mejor que puedes hacer es buscar una persona que te quiera exactamente tal y como eres, de buen humor, de mal humor, fea, guapa, atractiva... Como sea. La persona ideal seguirá perdiendo el culo por ti. Esa es la clase de persona que merece la pena.

Drugs

Creo que el amor debe de ser irresistible. Como una droga.

Que cuando te llega debes de ser incapaz de reprimirte...

lunes, 6 de junio de 2011

El niño con el pijama de rayas.

-Lamento que no hayamos encontrado a tu padre -dijo Bruno.
-No pasa nada.
-Y lamento que no hayamos podido jugar, pero lo haremos cuando vayas a visitarme. En Berlín te presentaré a... ¿cómo se llamaban? -se preguntó, y sintió una frustración porque se suponía que eran sus tres mejores amigos para toda la vida, pero ya se habían borrado de su memoria. No recordaba ni sus nombres ni sus caras-. En realidad -dijo mirando a Shmuel-, no importa que me acuerde o no. Ellos ya no son mis mejores amigos.
Miró hacia abajo e hizo algo poco propio de él: le tomó una diminuta mano y se la apretó con fuerza.
-Tú eres mi mejor amigo -dijo-. Mi mejor amigo para toda la vida.
Es posible que Shmuel abriera la boca para contestar, pero Bruno nunca oyó lo que dijo porque en aquel momento hubo una fuerte exclamación de asombro de todas las personas del pijama de rayas que habían entrado allí, y al mismo tiempo la puerta se cerró con un resonante sonido metálico.
Bruno arqueó una ceja; no entendía qué pasaba, pero dedujo que tenía que ver con protegerlos de la lluvia para que la gente no se resfriara.
Y entonces la larga habitación quedó a oscuras. Pese al caos que se produjo, de algún modo Bruno logró seguir sujetando la mano de Shmuel; no la habría soltado por nada del mundo.

sábado, 4 de junio de 2011

-Este debe de ser un buen trabajo -dije-. Conductor de funiculares. El ascensorista del cielo.
Marina me miró, escéptica.
-¿Qué tiene de malo lo que he dicho? -pregunté.
-Nada. Si eso es todo a lo que aspiras.
-No sé a lo que aspiro. No todo el mundo tiene las cosas tan claras como tú. Marina Blau, premio Nobel de Literatura y conservadora de la colección de camisones de la familia Borbón.
Marina se puso tan seria que lamenté al instante haber hecho aquel comentario.
-El que no sabe adónde va no llega a ninguna parte -dijo fríamente.
Le mostré mi billete.
-Yo sé adónde voy.
Desvió la mirada. Ascendimos en silencio un par de minutos. La silueta de mi colegio se alzaba a lo lejos.
-Arquitecto -susurré.
-¿Qué?
-Quiero ser arquitecto. Eso es a lo que aspiro. Nunca se lo había dicho a nadie.
Por fin me sonrió. El funicular estaba llegando a la cima de la montaña y traqueteaba como una lavadora vieja.
-Siempre he querido tener mi propia catedral -dijo Marina-. ¿Alguna sugerencia?
-Gótica. Dame tiempo y yo te la construiré.
El sol golpeó su rostro y sus ojos brillaron, fijos en mí.
-¿Lo prometes? -preguntó, ofreciendo su palma abierta.
Estreché su mano con fuerza.
-Te lo prometo.

miércoles, 1 de junio de 2011

—¿Le gusto, aunque sólo sea un poquito?
—Su apariencia en general no me desagrada.