Capaz.

No, no digas nada. Yo hablaré. ¿Me has echado de menos? Porque yo a ti mucho.
Eres un verdadero tirano, ¿sabes?
Me cuesta estar enfadada contigo, pero esta te la guardo. No te hagas ilusiones.
Me gustaría hablar pasando del juego... por una vez.
¿Te gusta mi vestido? Se lo he birlado a mi hermana. Tenía este o otro rojo tipo bomba nuclear o algo así... Debí ponerme ese... lo sé.
He debido pasarme más o menos tres horas frente al espejo. Pero ha merecido la pena, ¡estoy guapa! Y espero gustarte si no te meto un tortazo.
¡Espera! Shhhh... Por dónde iba...
El problema es que si me dijeras "me encantas" no podría creérmelo. Julien, ya no se cuándo es un juego y cuándo es verdad.
Estoy perdida. ¡Espera,espera! No he terminado.
Dime que me quieres. Dímelo porque yo jamás me atreveré a decírtelo primero.
Me daría miedo que pensaras que es un juego.
Sálvame, te lo suplico.

Comentarios

  1. Caminando por la orilla , dejando sus huellas en la arena ,pensaba Septiembre:
    ¡Que gran película aquella que se titula Quiéreme si te atreves y que colosal escena. Eso es lo más importante. Intuyo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón