Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

martes, 31 de mayo de 2011


La lógica me decia que no volvería a ver este lugar de nuevo y eso es lo que hice, sobreviví, seguí respirando. Y un día esa lógica resulto estar equivocada porque la marea trajo una vela con que navegar. Y aquí estoy, de vuelta, en Memphis, hablando contigo, tengo hielo en mi vaso... Y he vuelto a perderla otra vez, estoy muy triste por no tener a Kelly pero me alegro de que estuviera conmigo en aquella isla. Y ahora se lo que debo hacer, seguir respirando, porque mañana volverá a amanecer y quien sabe que traerá la marea.

jueves, 26 de mayo de 2011

Me acurruco al calor de mis pelotas.

Pide un deseo.
Quiero que caiga droga del cielo. Puro veneno.
Que haga del mundo un lugar más ameno.

Y respirar, que entre bien dentro sólo con respirar.

miércoles, 25 de mayo de 2011

Se hace largo el camino sin tí.


Cae tras la ventana el aguacero inquebrantable. Más arriba un cielo gris de pensamientos ruge enfadado, cabreado. Y mi cabeza ruge a su vez, de acuerdo con la lluvia y con el color que acompaña al día. Y fuera hace frío, mucho frío... Un frío que traspasa los cristales y el hormigón, que traspasa la ropa y la piel. Un frío que cala hasta los huesos. Que llega hasta el alma. Un frío de ausencias y soledad. De pérdidas. De tristeza. Un frío de lluvia... Una lluvia que tiene sabor a echarte de menos.
Dicen que, cuando sueñas, las caras de las personas desconocidas que salen en el sueño son en realidad las caras de gente con la que te has cruzado por la calle, gente que ha pasado por tu vida y que, subconscientemente, su cara queda registrada en tu memoria, haciendo que, sin querer, aparezcan en esas realidades difusas a las que denominamos sueños.


Recuerdo que llegué a una pequeña estación de tren escondida entre las brumas de un bosque que prometía secretos y maravillas. Recuerdo el entusiasmo al bajarme de aquel tren color escarlata que se perdía en la negrura de la noche y las ganas de abandonarlo y continuar hacia delante, hacia ese bosque encantado que me atraía con hilos invisibles y juraba en silencio una paz y una seguridad que no daba su aspecto. Recuerdo las ausentes ganas de resistirme a ese embrujo y lo rápido que este se quedó a mis espaldas. No consigo olvidar como aquellos muros de piedra emergieron de entre las ramas y la ansia con la que sorteé los últimos metros que me separaban de aquel lugar. La luna se adueñaba del cielo infinito, tiñendo de plata las copas de los árboles. Recuerdo el revuelo cuando crucé las enormes puertas de acero, y las ganas de correr. Y corría, y corría, y todo se volvió caótico y extraño, y la gente iba con máscaras que ya no prometían seguridad, y entonces recuerdo... recuerdo que caí contra el duro pavimento. Una figura se alzaba impenetrable en la noche, una máscara cubría su rostro y, su mano, cubierta de un negro guante, se tendía en señal de ayuda hacia mi. Recuerdo el ágil movimiento con el que se quitó la máscara y... entonces... entonces le conocí sin conocerle. Me levanté y me sonrió, y su sonrisa misteriosa era como una vieja amiga, y su piel morena y su pelo negro como aquella noche impenetrable era lo único que ocupaban mi cabeza. Supe que era él desde el principio y, como sólo se sabe cuando estás a punto de despertar de un sueño, supe que en el momento en el que despertase algo en mi vida iba a cambiar por completo. Recuerdo... que me desperté en el silencio extraño de mi habitación y que lo único que quería era grabar a fuego cada milímetro de aquella persona y de aquel ínfimo momento que me había bastado para comprender que no pasaría un solo día en la vida que no me dedicase a buscarle.

martes, 24 de mayo de 2011

Always

-No sé cómo ni por qué ha ocurrido, pero creo que estaba escrito que yo debía venir aqui -dijo él-. Para conocerte. Durante años he echado de menos algo en mi vida, pero no sabia qué era. Y ahora lo sé.
Ella cerró los ojos.
-Yo tambien -susurró.
Él le besó el pelo y luego apoyó la mejilla en su cabeza.
-¿Me echarás de menos?
Adriienne se obligó a sonreír.
-Cada instante de mi vida.

jueves, 19 de mayo de 2011

Rebufo y respiro y no sueño contigo...
-¿Qué es lo que tiene esa mocosa que tú no tengas de sobra? Tu bella sonrisa no se puede comparar.
-¿Qué hay de su pulso?
-Sobrevalorado está. ¡Sobreestimado! ¡Exagerado! Si con nuestros ojos él te viera... Y en el dedo de esa tonta su anillo no está, y no toca el piano, ni canta así, no te puede alcanzar.
-Ella puede respirar
-¿Y qué? No importa. ¡Sobreestimado! ¡Exagerado! Tendría que apreciar que eres especial. Si con nuestros ojos él te viera...
-Si una vela toco sé que nada sentiré, si me cortas es igual no sangraré. Y yo sé que ella está viva y que muerta yo lo estoy, pero sufro en realidad, no diréis que no es verdad. Aún me quedan lágrimas que derramar...
-Tan solo es destacable en la miserable que muy viva está. ¡Sobreestimado! ¡Exagerado! Todos saben que se trata de un estado temporal, que se cura enseguida cuando llega el final. ¿Y qué? No importa. ¡Sobreestimado! ¡Exagerado! Si con nuestros ojos él te viera...
-Si una vela toco sé que nada sentiré, sobre el hielo o bajo el sol no cambiaré. Y mi corazón responde, aunque no late... se rompe. Y yo sufro en realidad, no diréis que no es verdad, y aunque sé que muerta estoy... aún me quedan lágrimas que derramar...



Dime, querida, ¿se puede romper un corazón que ha dejado de latir?

miércoles, 18 de mayo de 2011

Aquí... en cualquier lugar.

¿Alguna vez has abierto los ojos debajo del agua?


La música en estado líquido puede colorearte la mirada.

lunes, 16 de mayo de 2011

Porque ya no hay lágrimas que valgan...
...ni misterios que cuidar.
Sólo la mísera certeza de que nada será igual.

lunes, 9 de mayo de 2011

No cometerás actos impuros.

Somos de barro y no de piedra,
creados para hacer el amor y no la guerra.
En algún libro he visto más de 5.000 estilos kamasutra,
sodoma y gomorra, por ahí van los tiros.
Es divertido el roce del preservativo.
Solos tú y yo, celebrando que seguimos vivos.
Tonto, ¿no ves que el mundo es porno?
¡Qué vas a hacer! Si los ojos se van sin querer...

Y la sangre se altera sin ser primavera.
No sé por qué, pero no controlo.
Sólo sé que no sé por qué me jode dormir solo.
Es el momento en el que mejor me siento.
Y si estás de acuerdo, olvida el sexto mandamiento.
Mucho trabajo y mucho sueño. ¡Poco tiempo para actualizar! En junio volveremos a lo de siempre :)
¿Te gusta salvaje, perra?

¿Te gusta tierno, mi amor?

lunes, 2 de mayo de 2011


Las guerras continuarán existiendo mientras el color de la piel sea más importante que el de los ojos.

Eras un pez grande en un estanque pequeño. Esto es el océano y te estás ahogando.