Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

sábado, 30 de julio de 2011

viernes, 22 de julio de 2011

Enamorarse un poco más de la cuenta era una mala inversión.
Era ya casi media noche cuando llegamos al portal de casa de Bea. Habíamos hecho casi todo el camino en silencio, sin atrevernos a decir lo que pensábamos. Caminábamos separados, escondiéndonos el uno del otro. Bea caminaba erguida con su Tess bajo el brazo y yo la seguía a un palmo, con su sabor en los labios. Arrastraba todavía la mirada de soslayo que me había propinado Isaac al dejar el Cementerio de los Libros Olvidados. Era una mirada que conocía bien y que había visto mil veces en mi padre, una mirada que me preguntaba si tenía la menor idea de lo que estaba haciendo. Las últimas horas habían transcurrido en otro mundo, un universo de roces, de miradas que no entendía y que se comían la razón y la vergüenza. Ahora, de regreso a aquella realidad que siempre acechaba en las sombras del ensanche, el embrujo se desprendía y apenas me quedaba el deseo doloroso y una inquietud que no tenía nombre.

miércoles, 20 de julio de 2011

Y en un momento determinado, no se cómo ni por qué, sentí que su mano me decía: "¿A si? ¿Si? ¿Estás seguro?". Y mi mano le respondió: "sí, estoy seguro, me apetece y siento que a ti también te apetece" y sentí que su mano me apretaba más fuerte. A ella también le apetecía.

sábado, 16 de julio de 2011

Cualquier momento es oportuno,
se trata sólo de empezar con ganas, 
no me negarás que lo hacen dos mejor que uno.

martes, 5 de julio de 2011

Whim.

¿No lo entiendes? Deja que te lo explique. No es por su pelo, no, no lo es. Ni por su sonrisa. Ni por esa maldita manera que tiene de caminar, de acercarse, de sujetarte la cara y de besarte. No es por como me habla ni por como me mira. En realidad no tiene nada que ver con él. Porque si no fuese por mi no estaría siquiera pensando en escribirle. La culpa es mía, por caprichosa. Porque me he empeñado en tenerte. En formar una mínima parte de ti. Me he empeñado en que seas tú de quien hable y que seas tú el que me acompañe. Y si sigues pasando de mi lo único que vas a conseguir es que me empeñe más, y que me empeñe y me empeñe y me empeñe hasta el punto que no puedas hacer otra cosa que estar conmigo. Pero, siento decirte, cariño, que en el momento en el que consiga que me hagas caso puede que deje de empeñarme tanto. Los caprichos es lo que tienen.

lunes, 4 de julio de 2011


Una vez más he de pedirte demasiado, Harry.
Con un segundo de ausencia murió la inocencia...
...esa que perdimos en mi habitación.
Tú fuiste algo mejor.

viernes, 1 de julio de 2011

Seguir la trayectoria que llevan las nubes...

Su piel...
...que me corro si me roza su piel...

...¡ay!

Dime que yo.

-Qué te crees, ¿que no se te nota el miedo? ¿El pánico que te da cuando llegues a casa, cierres la puerta y veas que estás sola? Porque te vas a quedar sola. Quédate conmigo. Soy lo que soy, pero haré cualquier cosa por ti esta noche.
-Dime que te parezco hermosa.
-Dime que vas a ser mía.
-Dime que me quieres.
-Dime que no me vas a abandonar nunca.
-Dime que no vas a dejar que te abandone.
-Dime que nunca jamás habrá otro hombre.
-Dime que no vas a pedirme nada que no quiera darte.
-Dime que no vas a hacer preguntas.
-Dime que nunca conociste a nadie como yo.
-Dime que todos estos años no hiciste otra cosa que esperarme.
-Dime que no tienes un pasado.
-Dime que eres virgen.
-Dime que vas a ser mi esclavo.
-Dime que me vas a entregar tu alma a cambio de nada.
-Dime lo que quiero escuchar o muérete.
-Quiéreme...