Y en un momento determinado, no se cómo ni por qué, sentí que su mano me decía: "¿A si? ¿Si? ¿Estás seguro?". Y mi mano le respondió: "sí, estoy seguro, me apetece y siento que a ti también te apetece" y sentí que su mano me apretaba más fuerte. A ella también le apetecía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón