Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

lunes, 28 de febrero de 2011

Help is free


Lo difícil no es ganar dinero sin más, lo difícil es ganarlo haciendo algo a lo que valga la pena dedicarle la vida.

Loss

Me crié entre libros, haciendo amigos invisibles en páginas que se deshacían en polvo y cuyo olor aún conservo en las manos. De niño aprendí a conciliar el sueño mientras le explicaba a mi madre en la penumbra de mi habitación las incidencias de la jornada, mis andanzas en el colegio, lo que había aprendido aquel día... No podía oír su voz o sentir su tacto, pero su luz y su calor ardían en cada rincón de aquella casa y yo, con la fe de los que todavía pueden contar sus años con los dedos de las manos, creía que si cerraba los ojos y le hablaba, ella podría oírme desde donde estuviese. A veces, mi padre me escuchaba desde el comedor y lloraba a escondidas.
Recuerdo que aquel alba de junio me desperté gritando. El corazón me batía en el pecho como si el alma quisiera abrirse camino y echar a correr escaleras abajo. Mi padre acudió azorado a mi habitación y me sostuvo en sus brazos, intentando calmarme.
-No puedo acordarme de su cara. No puedo acordarme de la cara de mamá -murmuré sin aliento.
Mi padre me abrazó con fuerza.
-No te preocupes, Daniel. Yo me acordaré por los dos.
Nos miramos en la penumbra, buscando palabras que no existían. Aquélla fue la primera vez en que me di cuenta de que mi padre envejecía y de que sus ojos, ojos de niebla y de pérdida, siempre miraban atrás.
Prefiero ser así que ser como tú. Tal vez estudie cada detalle y cada frase y me entregue mucho, pero, al menos me interesa. Tú, tú crees que ganaste porque las mujeres son sacrificables para ti, tal vez... tal vez no salgas herido, ni hagas el ridículo pero tampoco te enamoras de esta manera. No has ganado... estás solo.

Never too late.

A veces la vida solo puede empezar de verdad con el conocimiento de la muerte, de que todo puede acabar cuando menos lo quieras. Lo más importante es creer que mientras sigues con vida nunca es demasiado tarde.

sábado, 26 de febrero de 2011

Try

-Es que me miras de una manera... que sé que no me he ganado.
-Pues entonces gánatela.

Eleven.



-Dame un motivo... y no me digas "la pasta". ¿Por qué hacerlo?
-¿Por qué no hacerlo?

viernes, 25 de febrero de 2011

Durante tantos milenios como llevan existiendo, los humanos no han comprendido en realidad qué es el amor. ¿Cuánto hay de físico y cuánto de mental en todo eso? ¿Cuándo es accidente y cuándo destino? ¿Por qué se destruyen parejas que son perfectas y funcionan otras que parecen imposibles? No conozco las respuestas mejor que ellos. El amor está simplemente donde está.

miércoles, 23 de febrero de 2011

We are the world


Cuando yo nazco soy negro, cuando tú naces eres rosado.
Cuando yo crezco soy negro, cuando tú creces eres blanco.
Cuando tengo vergüenza soy negro, cuando tienes vergüenza eres rojo.
Cuando tengo frío soy negro, cuando tienes frío eres azul.
Cuando estoy enfermo soy negro, cuando estás enfermo eres amarillo.
Cuando me muero soy negro, cuando te mueres eres gris.

Ten ahora el valor de despreciarme por ser de color.

martes, 22 de febrero de 2011

Carnival.


Escucha Sandy: todos los hombres son ratas ¿Qué digo ratas? Son los piojos de las ratas, mucho peor que eso, son las amibas de los piojos de las ratas. Son tan despreciables que ni los perros les morderían.
Y yo te miraba...
...y tú sonreías...

lunes, 21 de febrero de 2011


—Pero, ¿cómo puedes vivir sola? Tú no eres feliz, ¿no?
—Por supuesto que no. Ser feliz es un coñazo.
—Pero, ¿no echas de menos tener a alguien?
—A alguien como quién.
—Como un novio.
—¿Para qué?
—Para que te proteja.
—Ya tengo una puerta blindada.
—Ya, pero estando sola, ¿no te sientes un poco sola?
—Mi soledad y yo nos llevamos bien, no necesitamos que venga la soledad de otro y nos dé por saco.
—¿Y no te gusta que te digan que te quieren?
—Sí... Cuando te quiero significa "te quiero", no cuando significa "me perteneces", que es más o menos siempre.
—¿Sabes? Me parece que no has estado nunca enamorada.
—¿Y tú sí? ¿Me vas a decir que estás enamorada del tal Juanjo ese?
—Yo creo que sí.
—¡Crees que sí! O lo estás o no lo estás, si yo estuviese enamorada de Juanjo no necesitaría media hora para pensarlo.
—Oye, que han sido tres segundos...
—¡Ni tres segundos ni nada! El amor no es algo que puedas poner en duda, es una ola que se te lleva por delante, un puño que te deja K.O., un incendio que te abrasa por dentro.
—Me estás dando un poco de miedo.
—Es que el verdadero amor debería acojonarnos... Debería destruirnos para resucitarnos después, eso es para mí el amor. Y lo que tú llamas amor, pues... es una imitación hecha en Taiwan.

It's a new life.

Habitación añil. Ella. Es difícil. Parece que te falte el suelo bajo los pies. El camino que conocías, las palabras que sabías, los olores y los sabores que hacían que te sintieses protegida... decidir acabar con todo. Sentir que, de no hacerlo, no irás a ninguna parte y te quedarás allí, fingiendo vivir. Pero ¿un amor que acaba así era de verdad amor? Esto no me gusta. No quiero que sufra. No se lo merece. Siempre ha sido bueno conmigo. Me quiere. Se preocupa. Aunque sea un poco celoso. Ayer, cuando estaba a punto de decírselo, me sentí morir. Me estaba hablando de su día, de su nuevo trabajo, de las vacaciones que quería que hiciésemos juntos en agosto, para celebrar mi Selectividad. Enciende el portátil. Abre la carpeta amarilla. Elige un documento al azar.
"Se vio con los ojos de la fantasía mientras conversaba con aquella dulce y hermosísima muchacha sentada a su lado, en una habitación llena de libros, cuadros, gusto e inteligencia, inundada por una luz clara y una atmósfera cálida y brillante..."
Deja de leer. Y de repente se siente esa muchacha. Y ve esa habitación llena de libros. Y observa los cuadros. Y siente esa luz clara que la ilumina y la vuelve hermosa. Y él, ese él, no tiene los rasgos de su chico, sino de otro nuevo, aún por imaginar. Alguien capaz de escribir esas palabras que la hacen soñar. Cuán cierto es que necesitamos tener un sueño.

Trust.

-Pues yo creo que, en el bar es muy fácil; sólo te juegas el dinero de un café. En cambio, estaría bien poderse fiar de los desconocidos para cosas más importantes. A veces no lo conseguimos ni siquiera de quien siempre ha estado a nuestro lado...
Niki lo mira. En el tono de su voz nota que hay algo profundo y lejano.
-De mí te puedes fiar.
Alessandro sonríe.
-¡Seguro! ¡Lo máximo que puedo perder es el seguro del coche!
-No, lo máximo que puedes perder es el miedo.
-¿Cómo?
-Porque te toca volver a creer en todo aquello en lo que habías dejado de creer.

Ho voglia di te.


¡Y llámame, sin elle!
-¿Cuándo hemos envejecido?
-Yo siempre he sido vieja, Ben, y ¿sabes qué?, no me importa. Los músculos me duelen porque los he utilizado, ahora me cuesta subir esas escaleras porque he subido todas las noches para tenderme junto al hombre que me amaba, tengo unas cuantas arrugas si, pero he visto miles de cielos y días soleados. Yo soy y me siento asi porque he bebido y fumado, vivido y cantado, sudado, amado, bailado y hecho el amor tanto que he tenido una vida estupenda, en serio. Envejecer no es malo, Ben. Envejecer es un premio.

jueves, 17 de febrero de 2011

Pero sin correr, que no haya prisa, te convenceré con millones de sonrisas.

miércoles, 16 de febrero de 2011

V


-¿Quién era?
-Era Edmundo Dantés. Era mi padre y mi madre. Mi hermano. Mi amigo. Era usted y yo. Era todos nosotros.

Miss

¿Sabes? Ahora a menudo me preguntan si te echo de menos. Es una pregunta cuanto menos... interesante. Y aunque te parezca que no, es difícil de responder. Porque es difícil explicarle a la gente sentimientos que no tiene, por lo tanto sentimientos que no va a entender. ¿Para qué explicar algo que no van a entender? Me limito a encogerme de hombros y a sonreir, sonreir siempre. Y ellos sonríen también, y me dicen "es normal". Un falso intercambio de palabras donde ambos creemos entender al otro, pero en realidad no lo hacemos. Y el tiempo pasa, y la gente se interesa, y yo no quiero escucharles. Porque también he cambiado de rutina, ¿sabes? Antes tenía los días reservados para ti. Ahora tengo que salir, y poner mi mejor sonrisa, y encontrarme con gente que se acaba de enterar y se hacen los afectados pero en realidad lo único que les afecta es la curiosidad. Y sigo encogiéndome de hombros, porque no me apetece explicarlo todo. Porque siempre le he hecho caso a mi corazón. Nunca pensé lo que era bueno, o malo, para mi. Pero ahora quiero pensarlo, no quiero escuchar lo que siento, no me lo permito. Y de vez en cuando se escapa algún recuerdo, y añoro, y pienso, y echo de menos a escondidas. Te veo y te escucho en cosas que hemos vivido hace tiempo, y me alegro al pensar que has sido tanto. Entonces lo paso mal y me obligo a recordar las razones, los motivos. Me obligo a pensar en lo que quedaba justo antes de tomar la decisión que tomé. Y el dolor se mitiga un poco. Y también me obligo a pensar en tus palabras, ciertas o no. Y el dolor se mitiga un poco más. Y sin duda alguna vuelvo a reafirmarme en mi decisión, vuelvo a saber que era lo correcto. Así que cuando me preguntais, ¿le echas de menos? Pues no sé que contestar, porque supongo que si, que un poco si que le echo de menos.
No soy de piedra, soy un chico normal, que no acató todas las normas y no supo ser formal. En ocasiones sufro lesiones interiores, que van enterrando mi calma a un mal despertar. ¿Opciones? No sé ni las que elijo, me rayo demasiado y finjo que me importa un pijo.
Prometo no olvidarlo nunca.

lunes, 14 de febrero de 2011

Scusa ma ti chiamo amore.

De repente se hace el silencio. Diletta estruja con más fuerza el cojín. Las Olas la observan, pero sin prestarle demasiada atención. Indecisas y divididas entre bromear o ponerse serias. Es ella quien las saca de dudas.
-Yo no. Yo nunca lo he hecho. Espero a la persona que me haga sentir a tres metros sobre el cielo, como aquel de la novela. O cuatro. O incluso cinco. O seis metros. No me apetece que sea el azar ni que después nos separemos.
-Y eso, ¿qué importa? No puedes saber lo que pasará después... Lo que importa es amarse y basta, ¿no? Sin hipotecar el futuro.

domingo, 13 de febrero de 2011

Tell me.

Dime que es verdad que te quedas a mi lado, dime una vez más que te gusto hasta enfadado. Dime, dímelo ya que me miras y te mueres, dime, dímelo más, que sin mi tú ya no eres...

miércoles, 9 de febrero de 2011

No quiero ser un mes más en tu vida, no quiero ser tan solo un entretenimiento en tus días...

.
.
.

...Yo quiero más, más. Mucho más...
Gracias por ayudarme a que se duerma...
...por el cariño, la paciencia, cuando todo iba mal.
Si aún dices venga, yo digo vale.

martes, 8 de febrero de 2011

viernes, 4 de febrero de 2011

KC

"Me gustaría eliminar a todos los sexistas, racistas y homófobos de nuestro público. Sé que están ahí, y eso me fastidia."

jueves, 3 de febrero de 2011


Ponte el moño apretao sirena, que se joda el viento...

Yo no caí del cielo.


Aléjate de mi, amor, yo sé que aún estás a tiempo. No soy quien en verdad parezco y, perdón, no soy quien crees, yo no caí del cielo. Si aún no me lo crees, amor, y quieres tú correr el riesgo verás que soy realmente bueno en engañar y hacer sufrir a quien más quiero.
Concreté la fecha de mi muerte con Satán...

miércoles, 2 de febrero de 2011

Cien.

Nuestro amor nació de nuestras diferencias, de ese hambre de descubrimientos que sentíamos todas las mañanas, intacta, al despertar. Y ya que te hablo de mañanas, nunca sabrás la cantidad de horas que pasé mirándote dormir, mirándote sonreír. Pues, aunque no lo sepas, sonríes cuando duermes. No contarás jamás cuántas veces te acurrucaste contra mí, diciendo en sueños palabras que yo no comprendía; cien veces, es el número exacto.