Trust.

-Pues yo creo que, en el bar es muy fácil; sólo te juegas el dinero de un café. En cambio, estaría bien poderse fiar de los desconocidos para cosas más importantes. A veces no lo conseguimos ni siquiera de quien siempre ha estado a nuestro lado...
Niki lo mira. En el tono de su voz nota que hay algo profundo y lejano.
-De mí te puedes fiar.
Alessandro sonríe.
-¡Seguro! ¡Lo máximo que puedo perder es el seguro del coche!
-No, lo máximo que puedes perder es el miedo.
-¿Cómo?
-Porque te toca volver a creer en todo aquello en lo que habías dejado de creer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón