No soy de piedra, soy un chico normal, que no acató todas las normas y no supo ser formal. En ocasiones sufro lesiones interiores, que van enterrando mi calma a un mal despertar. ¿Opciones? No sé ni las que elijo, me rayo demasiado y finjo que me importa un pijo.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón