Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

miércoles, 21 de diciembre de 2016

martes, 20 de diciembre de 2016

Into the wild


Lo único que nos brinda el mar son golpes duros, y a veces la posibilidad de sentirnos fuertes. Bueno, no sé gran cosa del mar, pero sí sé que aquí es así. Y también sé lo importante que es en la vida no necesariamente ser fuerte, sino sentirse fuerte. Medir tu capacidad al menos una vez. Hallarte al menos una vez en el estado más primitivo del ser humano. Enfrentarte solo a la piedra ciega y sorda, sin nada que te ayude, salvo las manos y la cabeza.

domingo, 18 de diciembre de 2016

¿Sabes? Las mariposas solo viven un día, tienen 24 horas para hacerlo todo, para vivir. En este tiempo nacen, crecen, se buscan una mariposa 'molona' para ser felices, y lo son. Pero un día cualquiera su mariposa 'molona' decide irse. Es en este momento cuando se dan cuenta que sólo les quedan 12 horas, por lo que cambian el dolor de la perdida, por la alegría de su superación.
Las mariposas son inteligentes, 
yo también.

lunes, 12 de diciembre de 2016

Es verdad que a veces es difícil distinguir la imaginación
de los sentimientos,
es decir:
que no sé si lo imagino
o si
lo siento.


Te echo de menos, ¿sabes?
Pero a falta de sexo solo me queda la literatura.
Y no,
no me refiero a hacer el amor.

Tampoco aspiro a la poesía.

Estás demasiado lejos para esas cosas.

lunes, 5 de septiembre de 2016

Lieve Kitty

Quienes no escriben no saben lo bonito que es escribir.
No quiero haber vivido para nada, como la mayoría de las personas. Quiero ser de utilidad y alegría para los que viven a mi alrededor, aún sin conocerme. ¡Quiero seguir viviendo, aún después de muerta! Y por eso le agradezco tanto a Dios que me haya dado desde que nací la oportunidad de instruirme y de escribir, o sea, de expresar todo lo que llevo dentro de mi.
Cuando escribo se me pasa todo, mis penas desaparecen, mi valentía revive. Pero entonces surge la gran pregunta: ¿podré escribir algo grande algún día? ¿Llegaré algún día a ser periodista y escritora?
¡Espero que sí, ay, pero tanto que sí! Porque al escribir puedo plasmarlo todo: mis ideas, mis ideales y mis fantasías.

Tu Anne M. Frank
Miércoles, 5 de abril de 1944

Lieve Kitty

No respetan a nadie: ancianos, niños, bebés, mujeres embarazadas, enfermos, todos sin excepción marchan camino de la muerte.
Qué bien estamos aquí, qué bien y qué tranquilos. No necesitaríamos tomarnos tan a pecho toda esta miseria, si no fuera que tememos por lo que les está pasando a todos los que tanto queremos y a quienes ya no podemos ayudar. Me siento mal, porque mientras yo duermo en una cama bien abrigada, mis amigas más queridas quién sabe dónde estarán tiradas.
Me da mucho miedo pensar en todas las personas con quienes me he sentido siempre tan íntimamente ligada y que ahora están en manos de los más crueles verdugos que hayan existido jamás.
Y todo por ser judíos.

Tu Anne.
Jueves, 19 de noviembre de 1942.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una época tan temprana que no logro recordar. Un viaje por la literatura, el cine, la realidad y la maravillosa ficción. Un viaje que recorre mundos que los mapas jamás podrán dibujar, personas que son familia y nunca podré abrazar. Porque un libro es casa, avión, barco y nave espacial. Aquí retomo una recopilación de libros y películas que comenzó hace mucho, que forma parte de mí, que soy yo a un alto tanto por ciento. 
Con diseño nuevo y un puñado de entradas de la escritora que más admiro os doy la bienvenida mil veces (de nuevo) a mi casa, a mi hogar. Espero leernos durante muchas páginas.

domingo, 4 de septiembre de 2016

Lieve Kitty

Me da la sensación de ser un pájaro enjaulado al que le han arrancado las alas violentamente, y que en la más absoluta penumbra choca contra los barrotes de su estrecha jaula al querer volar. Oigo una voz dentro de mí que me grita: "¡Sal fuera, al aire, a reír!". Ya ni le contesto; me tumbo en uno de los divanes y duermo para acortar el tiempo, el silencio, y también el miedo atroz, ya que es imposible matarlos.

Tu Anne.