Into the wild


Lo único que nos brinda el mar son golpes duros, y a veces la posibilidad de sentirnos fuertes. Bueno, no sé gran cosa del mar, pero sí sé que aquí es así. Y también sé lo importante que es en la vida no necesariamente ser fuerte, sino sentirse fuerte. Medir tu capacidad al menos una vez. Hallarte al menos una vez en el estado más primitivo del ser humano. Enfrentarte solo a la piedra ciega y sorda, sin nada que te ayude, salvo las manos y la cabeza.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón