Y es verdad, lo que queda es mucho más largo. Ya verás que tampoco hace daño. 

Ahora soy yo quien va a girar la rueda hacia donde yo quiera andar.

Dile a quien mueve los hilos que hoy no cuente conmigo. Dile que fue suficiente, que ya no le necesito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón