Closer.

+He dejado de quererte.
-¿Desde cuándo?
+Desde ahora... Hace un rato. No quiero mentir y no puedo decir la verdad. Se acabó.
-No importa. Te quiero. Nada de eso importa.
+Demasiado tarde. Ahora ya no te quiero... Adiós. Te diré la verdad para que puedas odiarme. Larry y yo follamos toda la noche. Me gustó y me corrí. Te prefiero a tí. Ahora vete.
-Ya lo sabía, me lo dijo él.
+¿Lo sabías?
-Necesitaba que me lo dijeras tú.
+¿Por qué?
-Porque podría haber mentido, tenía que oírlo de tu boca.
+No te lo hubiera contado por que sabía que nunca me perdonarías.
-Claro que sí. Ya lo he hecho.
+¿Por qué te lo dijo?
-Porque es un cabrón.
+¿Cómo ha podido?
-Él quería que pasara esto.
+¿Por qué ponerme a prueba?
-¡Porque soy un idiota!
+¡SÍ! Te habría querido para siempre... Ahora vete, por favor.
-No me hagas esto, Alice. Háblame.
+Te estoy hablando. Vete a la mierda.
-No, perdona, no me has entendido, yo no quería...
+Claro que sí.
-Te quiero.
+¿Dónde?
-¿Qué?
+Enséñamelo. ¿Dónde está ese amor? No lo siento, ni lo toco, no lo noto... Lo oigo, oigo palabras, pero no me sirven de nada tus palabras vacías. Digas lo que digas ya es tarde.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón