Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

sábado, 4 de septiembre de 2010

A princess.

Había una vez un campesino gordo y feo que se había enamorado (¿cómo no?) de una princesa hermosa y rubia. Un día, la princesa (vaya usted a saber por qué) dio un beso al feo y gordo campesino y, mágicamente, éste se transformó en un esbelto y apuesto príncipe.


(Por lo menos, así lo veía ella)

(Por lo menos, así se sentía él)

No hay comentarios:

Publicar un comentario