Hitch.

-¿Qué es lo que quieres, Hitch?
-A ti. Por... por un montón de razones sin ningún sentido para mí. En fin, con todo lo que nos ha pasado en qué, ¿tres citas? Pero ahí está la locura. Es una looocura... lo sé... estoy seguro... lo sé, lo noto aquí, en esta zona... de eso estoy seguro. Quiero... quiero ser... desgraciado, pero pero pero que muy desgraciado... por que si eso es lo que hace falta para ser feliz entonces... Oye esto no ha salido bien... ¡Pero qué leches te pasa!
-¡Nada!
-No no no no, a ti no, a ti no, a mi... Haaablo conmigo mismo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón