Este niño nunca va a llegar a ná, se murmuran entre todos al pasar...

...y es que me aspiro la vida en tres calás.

La primera le pega fuego al colchón.
La segunda gira todas las veletas.
La tercera va arrasando las cunetas de mi corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón