¿Cuántas noches me dormí en tu mirada, en el recuerdo de la risa que nos entraba de repente por las calles de la ciudad gris? A veces tu abuela me decía, cuando me dejabas sola con ella, que no creía en nuestro amor. Que no duraría. Había demasiadas diferencias entre nosotros. Pero cada vez que volvías y me abrazabas, la miraba por encima de tu hombro y le sonreía, segura de que no tenía razón.

Comentarios

  1. ¡hola! acabo de ver tu blog y me ha gustado mucho ya las entradas estan muy bien.
    por cierto, a mi tambien me encanta carlos ruiz zafon (me he leido todos sus libros) y los musicos que escuchas.
    un beso!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón