Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

jueves, 27 de enero de 2011

El 27 de enero de hace algún tiempo...

27 de enero, cumpliendo un año que pocos han seguido, por no decir ninguno. Algunos habeis seguido este blog a medias, y puede que alguien se haya interesado de verdad y lo haya seguido, poniéndose al día desde el principio, a esa gente y a la demás quiero darle las gracias. Gracias por leer, por no olvidar esa magia que reside más allá de una televisión, o una consola, gracias por hacer que este mundo sea un poquito mejor, gracias a esa gente que se animó y se unió a mi, que creó su pequeño espacio y nos dejó a los demás disfrutar con él. Gracias por escribir, por dejarme hacerlo a mi, por los comentarios de apoyo, por los consejos y felicitaciones. Gracias a las personas que me dejaron descubrir este mundillo del que no salgo ni aunque la fiebre me llegue a 40. Gracias por las visitas. Gracias a todos, por todo. Aquí dejo mi primera entrada y millones de recuerdos.

Tú buscabas a alguien, yo pensaba que se trataba de una mujer, pero era tu amigo de infancia. Él y su familia habían logrado pasar al otro lado del Muro diez años antes, y desde entonces no habías vuelto a verlo. Pero ¿cómo encontrar a un amigo entre miles de personas que se abrazan, cantan, beben y bailan por las calles? Entonces dijiste que el mundo era grande, y la amistad, inmensa. En medio de esa multitud gigantesca, un rostro se volvió hacia nosotros. Vi cruzarse vuestras miradas, un hombre de tu edad te observaba fijamente. Casi sentí celos. Entonces Knapp dijo tu nombre: "¿Tomas?"
Vuestras siluetas se veían hermosas sobre las calles adoquinadas de Berlín Occidental. Abrazaste a tu amigo. La alegría reflejada en vuestros rostros era sublime. Antoine lloraba, y Mathias lo consolaba. Si hubieran estado tanto tiempo separados, su felicidad al reencontrarse habría sido la misma, le juraba. Tú apoyaste la cabeza en el hombro de tu mejor amigo. Viste entonces que yo te estaba mirando, la levantaste enseguida y me repetiste: "El mundo es grande, pero la amistad es inmensa", y ya no hubo manera de consolar a Antoine.

2 comentarios:

  1. Dos años después, aun hay personas que se interesan en seguirlo desde el principio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas así significan un montón para mi :) Muchísimas gracias.

      Eliminar