Amor se llama el juego.


El amor que les profeso a mis libros, en la mayoría de los casos, apenas tiene nada que envidiarle al que le profeso a muchas de las personas de las cuales me rodeo.

Mis pequeñines de papel y cartón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón