Sureness.

Me gustaba sujetarle la mano mientras caminábamos. Fuese donde fuese. A escondidas o delante de todo el mundo. Me sentía bien, me sentía segura agarrada a él. Quería que todos viesen que era a mi a la que había elegido para tener a su lado. Que viesen que yo era la chica más afortunada del mundo agarrada de su mano...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón