Entrada destacada.

Bienvenidos.

Aquí comienzo de nuevo un viaje más profundo que cualquier carretera, que cualquier cielo, que cualquier mar. Un viaje que inicié en una ép...

viernes, 16 de julio de 2010

Farewell.

Por eso, cuando abrió la boca para despedirse de mi, le coloqué ambas manos sobre los labios, haciéndole callar. Sabía que no iba a ser una despedída típica de película sentimental, pero aún así no quería oír un adiós salir de su boca, aunque tan solo fuese por quince días. Aparté las manos, me incliné y le besé como hacía siempre, después me bajé del coche y le despedí con una sonrisa, pensando que tal vez me esperasen las vacaciones más largas de mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario