No me importa nada por mucho que me empeñe, estoy jugando y no me importa nada. Tú juegas a tenerme, yo juego a que te creas que me tienes. Serena y confiada invento las palabras que te hieren, y no me importa nada. Tú juegas a olvidarme, yo juego a que te creas que me importa, conozco la jugada sé manejarme en las distancias cortas y no me importa nada, nada, que rías o sueñes que digas o que hagas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón