A Sophie tampoco le quedaba nada valioso aquel día, por eso debía compartir.


- ¿Me la prestarás de vez en cuando?
- ¿Me la das y me la quitas? Si la quieres de verdad juega y demuéstramelo. ¿Capaz o incapaz?
-Capaz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón