A

Halley, no sé cómo hacer que me escuches, pero tal vez... sólo escúchame. Nunca encuentro las palabras adecuadas, pero a veces las palabras son lo de menos. El amor es algo más que palabras, el amor son hechos. Lo que hice, salir huyendo, fue una estupidez. Los dos sabemos que el amor es un espeluznante concepto malvado, pero, ¿sabes? Si lo sientes te perseguirá como un perro hambriento, no importa lo lejos que te escondas. Espera no quiero decir que el amor sea un perro. Quiero decir que no pienso huir, te quiero Halley. Si el amor nos perjudica, superémoslo, sé que podemos conseguirlo. Y si tú estás dispuesta a dar el paso yo estaré esperándote.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón