A

Al final no puedes evitar hablar de ciertas cosas. Hay que escuchar, a veces hablamos porque no podemos estar callados más tiempo. Hay cosas que exceden a las palabras, son productos de la acción. A veces hablas porque no hay alternativa. Otras cosas te las reservas, y no siempre, pero de cuando en cuando, algunas cosas hablan por si solas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón