-¿Vas a salir conmigo?
-¿Cómo? ¡Ni hablar!
-¿Nunca?
-¡Nunca!
-¿Por qué no?
-No lo sé, pero será porque no quiero.
-De acuerdo, no me dejas otra opción... Te lo preguntaré otra vez, saldrás o no saldrás conmigo. ¡Vaya! Me estoy resbalando.
-¡Está bien! Vale, ¡deacuerdo! ¡Saldré contigo!
-No lo hagas si no quieres.
-¡No, no! Quiero hacerlo.
-Dilo.
-Quiero salir contigo.
-Otra vez.
-¡Quiero salir contigo!
-Está bien, está bien, saldremos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón