A

Te quiero sin saber cómo, ni cuándo, ni dónde. Te quiero directamente sin problemas ni orgullo. Te quiero así porque no sé hacerlo de otra manera. Tan cerca.. que tu mano sobre mi pecho, es mi mano. Tan cerca... que se cierran tus ojos con mi sueño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón