A

A veces la vida es perfecta, ¿verdad? Tiene que serlo. Para compensar todos los inconvenientes que se te presentan. Tienes que aprender a andar, tienes que ponerte ese sombrero tan ridículo que te compró tu abuela. No tienes ni voz ni voto. Y cuando ya eres un poco mayor, aunque puedes escoger los sombreros, no puedes elegir los ingredientes de las albóndigas de la cafetería. Ni cuándo enamorarte. Las cosas ocurren y tienes que arreglártelas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón