Podría convencerte de que soy piloto de un avión de papel. Podría venderte lo inverosímil, alquilarte lo surrealista. Puedo convencerte por las buenas. Sonreírte por las malas. Podría podrías. Pero contigo no puedo... no si me miras a los ojos. Eres el único capaz de desarmarme. Y nunca es bueno quedarse sin balas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón