Jamás creí en nada; me reí de las princesas, de los sapos, de las hadas, de la nada tan inmensa, de esas falsas amistades, de millones de mitades.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón