Expresar sentimientos es difícil. Si no conocemos las heridas del héroe no podemos saber lo valiente que es. Si no hiciera falta protegerse de algo (o de alguien) no existirían las murallas. No creamos muros alrededor si nunca han sido necesarios. No nos despertamos abrazando a la almohada si nunca hemos dormido con alguien. No luchamos si no hay batalla que ganar. No lloramos sin motivo (bueno,o solo a veces). Y aún con todo, sonreímos para las fotos aunque llevemos un largo tiempo intentando levantarnos con el pie derecho.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Avenida del Tibidabo, 32, Barcelona.

El laberinto de los espíritus - Carlos Ruíz Zafón